Nuestra lucha no se trata de una mera elección estrecha entre opciones electorales dentro del actual régimen, sino de apostar por formas de organización económica y espiritual, cualitativamente superiores a la civilización burguesa, donde se garantiza la emancipación del proletariado y la democracia real. Es la lucha popular por la conquista de la civilización socialista, partiendo del estudio científico de las bases materiales que lo posibilitan y con el objetivo último del comunismo.

[Automatic translation: EN]
[Traduction automatique: FR]

24 de julio de 2006

Civilización Socialista apoya a los patriotas progresistas polacos que defendieron la seguridad de la democracia popular y que hoy sufren represalias

El Parlamento polaco ha adoptado, el viernes 21 de julio, una ley que obliga a todas las personalidades públicas, altos funcionarios y magistrados, pero también enseñantes y periodistas, a hacer público su eventual pasado de colaboradores de los servicios especiales comunistas.

Los hermanos Lech y Jaroslaw Kaczynski, respectivamente presidente y primer ministro polacos, habían hecho de esta medida el principal caballo de batalla de su partido Derecho y Justicia, victorioso en las legislativas de otoño de 2005.

En virtud de las disposiciones adoptadas el viernes, las personas afectadas deberán pedir obligatoriamente al Instituto de la Memoria Nacional (IMN), que gestiona los archivos de la antigua policía política (SB) y de los otros servicios especiales comunistas, un certificado que indique si colaboraron o no con estos servicios. Una colaboración pasada con los servicios comunistas podrá conllevar un despido, al igual que el rechazo a pedir ese certificado.

ARIOS CIENTOS DE MILES DE PERSONAS AFECTADAS

Los dossieres de la época comunista, que afectan a personalidades públicas, serán además publicados en Internet por el IMN, así como una lista nominativa de los antiguos funcionarios de la SB. La legislación en vigor hasta ahora obligaba sólo a los diputados, senadores, ministros y magistrados a declarar una eventual colaboración con los servicios comunistas. La nueva ley afectará a varios cientos de miles de polacos, según las estimaciones oficiales, frente a sólo 27.000 actualmente.
Los miembros del clero no están afectados, aunque según el IMN, entre el 10% y el 15% de los religiosos habrían colaborado con los servicios especiales del anterior régimen.

1 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Vamos, como la Ley de Memoria Histórica, pero peor...

9:04 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home