Nuestra lucha no se trata de una mera elección estrecha entre opciones electorales dentro del actual régimen, sino de apostar por formas de organización económica y espiritual, cualitativamente superiores a la civilización burguesa, donde se garantiza la emancipación del proletariado y la democracia real. Es la lucha popular por la conquista de la civilización socialista, partiendo del estudio científico de las bases materiales que lo posibilitan y con el objetivo último del comunismo.

[Automatic translation: EN]
[Traduction automatique: FR]

31 de octubre de 2009

China y Cuba frente al cambio climático global


En la novena cumbre de 193 países firmantes de la Convención de las Naciones Unidas de Lucha contra la Desertificación para evitar el avance de la sequía, celebrada en Buenos Aires, la directora de Asuntos Internacionales de la Dirección General de Medio Ambiente de la Comisión Europea elogió lo que ya viene haciendo China y lo que este país socialista propone para el futuro inmediato.
¿Qué hizo China? A partir de la década de 1990 su legislación incluye las leyes de Energía Renovable, de Conservación de Energía, de Promoción de Producción Más Limpia y de Promoción de Economía Circular. De esta manera llegaron a 2008 reduciendo los gases de efecto invernadero. El dióxido de carbono en dos años bajó un 10% y el dióxido de azufre un 9% en el país asiático. Y el 22 de agosto el máximo órgano legislativo chino aprobó una resolución que potencia la aplicación de esas leyes, agregándole la reforestación.
Pareciera que medidas como estas necesitan de países socialistas para ser implementadas ya que en los principales países capitalistas las prioridades se oponen a ello. Dijo Fidel Castro en sus reflexiones que “patrones de consumo creados por la economía capitalista son incompatibles con el objetivo de salvar la especie humana”. Y esto es así.

En nuestro país las oligarquías se encargaron de tirar abajo todo intento de cuidado del medio ambiente ya que tocaba parte de sus acaudaladas ganancias en lo inmediato (porque a largo plazo hasta ellas hubieran salido favorecidas). Desde el nacimiento de nuestra Patria, Manuel Belgrano proponía el cuidado de la tierra mediante la rotación de cultivos para mantenerla fértil, y la forestación por varios motivos. Decía “lo que deberá observarse es no sembrar una misma semilla seguida, sino variar y dejar que pasen tres o cuatro años sin sembrar en aquel mismo lugar semillas de una misma especie”. Y también proponía “hacer los mayores esfuerzos en poblar la tierra de árboles, mucho más en tierras llanas, que son propensas a la sequedad cuando no están defendidas; la siembra de árboles contribuye mucho para conservar la humedad, los troncos quebrantan los aires fuertes, y proporcionan mil ventajas al hombre” (M. Belgrano, Medios Generales…)

Nunca se hizo nada de esto y a Belgrano buscaron llevarlo a luchar bien lejos para que no molestara tanto con ideas como éstas (también con la de crear marinas mercantes, industria del cuero, escuelas técnicas, etc.)
El día 22 de septiembre de este año, la ONU realizó una sesión sobre Cambio Climático, en Nueva York. El presidente chino Hu Jintao pronunció un discurso en el que anunció las medidas que su gobierno tomará para reducir más aún las emisiones de dióxido de carbono. Obama, por su parte, pronunció varias frases, entre ellas la mentira de que “entendemos la gravedad de la situación y estamos determinados a actuar”. Y agregó: “pero no vinimos hoy a aquí a celebrar progresos”, es que Estados Unidos jamás tuvo un progreso en este tema.
Fidel Castro hace muchos años que viene luchando frente a los cambios climáticos, denunciando, entre otras cosas, que el aumento de huracanes en la zona se debe al aumento de casi un grado de temperatura en el promedio mundial en sólo 30 años.
China y Cuba vienen siendo la vanguardia en la defensa de la humanidad, mientras EE.UU. masacra pueblos y contamina el mundo. Esto no hace más que confirmar el carácter inhumano del capitalismo y la necesidad de luchar por el socialismo en todo el mundo.

FEDERICO ESPINOZA

Tomado del periódico del Partido de la Liberación (PL) de Argentina http://www.pl.org.ar/

1 Comments:

Anonymous Hernán said...

Es un poco irónico, porque uno de los responsables del avance de la desertificación en Argentina es China, por su alta demanda de soja.

5:03 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home