Nuestra lucha no se trata de una mera elección estrecha entre opciones electorales dentro del actual régimen, sino de apostar por formas de organización económica y espiritual, cualitativamente superiores a la civilización burguesa, donde se garantiza la emancipación del proletariado y la democracia real. Es la lucha popular por la conquista de la civilización socialista, partiendo del estudio científico de las bases materiales que lo posibilitan y con el objetivo último del comunismo.

[Automatic translation: EN]
[Traduction automatique: FR]

3 de octubre de 2011

Leningrad vencerá a Sankt Peterburg.

 Con motivo de que este año 2011 se cumplen 20 años del ignominioso cambio de nombre a la insigne y heroica ciudad de Leningrado, por el de Sankt Peterburg, "KTV Leningrad" ha emitido un documental http://www.krasnoe.tv/node/11361  en el que me he basado, en parte, para hacer el siguiente escrito:


                         

"..SATISFACER LA PETICIÓN DEL SOVIET DE DIPUTADOS DE OBREROS, CAMPESINOS Y SOLDADOS, APOYADA POR RESOLUCIONES DE LOS OBREROS DE TODAS LAS FÁBRICAS Y PLANTAS DE PETROGRADO, DE CAMBIAR EL NOMBRE DE LA CIUDAD DE PETROGRADO POR EL DE LENINGRADO.

ESTE IMPORTANTÍSIMO CENTRO DE LA REVOLUCIÓN PROLETARIA HA DE QUEDAR ETERNAMENTE LIGADO AL NOMBRE DE VLADIMIR ILICH ULIÁNOV-LENIN, EL MAS EMINENTE ADALID DEL PROLETARIADO."

(Resolución del II congreso de los Soviets de la URSS, a 24 de enero de 1924).

La victoria de la Gran Revolución de Octubre de 1917 comenzó una nueva etapa en la historia. Alcanzando los proletarios por primera vez el poder en su torturada historia de luchas sin fin, hicieron retemblar los fundamentos de la hegemonía de la clase burguesa, cuyos ejércitos fueron derrotados en los inmensos campos de batalla de la Rusia soviética.

Pero ahí no terminó la lucha de clases. Los burgueses, sin pausa y sin tregua, se aprestaron desde el primer momento a presentar todos sus esfuerzos contra el naciente poder proletario, que dando el nombre de Lenin a la ciudad del Neva, cuna de la Revolución Socialista, colmaba de simbolismo revolucionario su existencia. El nombre de Lenin en los mapas geográficos de una de las grandes ciudades de Europa era insoportable y mirado con rencor por los burgueses reaccionarios y explotadores de todo el mundo, era un símbolo que mostraba la cercanía de que los proletarios del mundo podían unirse para derrocar a sus enemigos de clase.

El nombre de la ciudad de Leningrado fue ocultado en muchos mapas de muchos países, que seguían imprimiéndolos con el nombre zarista de Sankt Peterburg o el rusificado de Petrograd. Muchos burgueses, fascistas, anticomunistas y reaccionarios de todo tipo nunca mencionaron el nombre de Lenin para referirse a la ciudad de las noches blancas y siempre anhelaron restablecer el nombre de San Petersburgo.

Y llegó el año 1941. Los fascistas liderados por el nazismo alemán lanzaron sus tenazas de hierro contra la patria soviética en una guerra que pretendía ser relámpago y destruir las conquistas comunistas para siempre. Pero el pueblo soviético resistió. Y Leningrado resistió el cerco de 900 días, la ciudad para la que Hitler tenía reservado el nombre germano de Sankt Peterburg.

Escribió la poetisa soviética Olga Bergholtz resistente del sitio de Leningrado: ..."NADIE ESTÁ OLVIDADO, NADA ESTÁ OLVIDADO. EL ENEMIGO EMBESTÍA, REVESTIDO VENÍA DE HIERRO, BLINDADO. MAS, EN PIE, SUMÁNDOSE AL EJÉRCITO, OBREROS, ESCOLARES, MAESTROS, VOLUNTARIOS. TODOS A UNA DIJERON: ANTES LA MUERTE SE ASUSTA , QUE A NOSOTROS NOS ESPANTA LA MUERTE. AQUEL INVIERNO HAMBRIENTO, CRUEL Y OSCURO DEL 41 AL 42. AQUELLOS HORRIBLES PROYECTILES Y FEROCES BOMBARDEOS DEL 43; EL SUELO DESGARRADO DE LA URBE NO SON DE OLVIDAR.

NO SE OLVIDA NI UNA SOLA VIDA, CAMARADAS, HABÉIS REALIZADO VUESTRA HAZAÑA DIARIA, LANZÁNDOOS FUEGO EL AIRE, TIERRA Y AGUA, SIEMPRE SENCILLOS Y CON DIGNIDAD. Y HABÉIS VENCIDO, UNIDOS A LA PATRIA... EN LA SOLEMNE Y TRISTE GLORIA DE ESTE CAMPO RINDAN ETERNAMENTE SUS BANDERAS EL PUEBLO AGRADECIDO, LA MADRE PATRIA Y LA HEROICA CIUDAD DE LENINGRADO".

 Así, el heroísmo de Leningrado, el de Moscú, el de Stalingrado.. el de toda la Unión Soviética hizo de la victoria comunista la mas grande de todos los tiempos. Y con ella el nombre de Lenin en la ciudad del Neva debía ser el símbolo permanente de la supremacía histórica de las ideas que hicieron triunfar la Revolución de Octubre.

Pero hasta la total victoria del comunismo, ninguna conquista revolucionaria está garantizada y las fuerzas reaccionarias y traidoras internas, apoyadas por el imperialismo internacional, no cesaron en su criminal trabajo restauracionista.

 Y anidando en la degradación del Partido, surgió la Perestroika. En 1988 los medios informativos soviéticos, convertidos ya en antisoviéticos, comenzaron a envenenar abiertamente con patrañas oportunistas la conciencia del pueblo soviético. Ese año afloró la iniciativa de restablecer la simbología anterior a la Revolución de Octubre, que se había mantenido en círculos antisoviéticos desde mucho antes de la Perestroika. Restablecer la simbología del imperio ruso del reinado de los Romanov con su águila bicéfala, la bandera tricolor, la cinta de san Andrés.. y en especial, la restauración del nombre de San Petersburgo. Eran los herederos espirituales de los guardias blancos, de los que odiaban todo lo soviético, de los traidores proburgueses que habían ido proliferando en el Partido al calor de su paulatina debilidad, los ensalzadores de la memoria del imperio ruso simplemente por lo que representaba de autocracia, restauración de la propiedad burguesa y dominio de la iglesia sobre la miseria y explotación del pueblo.

Para los que conspiraron y prepararon largo tiempo la destrucción de la URSS, lo primero que había que destruir era el símbolo de Lenin. Leningrado significaba demasiado, su existencia incluso después de la destrucción de la URSS, aun con su simple nombre, recordaría permanentemente las victoriosas ideas de Octubre. Y esto no se podía consentir bajo ningún concepto.

Pero por todo su significado de heroísmo y resistencia para el pueblo soviético, el nombre de Leningrado no se podía cambiar sin darle la debida apariencia "democrática" y sin una profunda campaña mediática que "explicase" la necesidad de restaurar la denominación "histórica" de San Petersburgo ( como si Leningrado no fuese una denominación histórica).

De esta manera, el 12 de junio de 1991 se convocó un referendum en el que se presentó la pregunta "¿ Aprueba usted el retorno a la ciudad de su histórico nombre de Sankt Peterburg?"

La falsificación de los resultados de la votación en la ciudad de Leningrado fue generalizada y, según datos oficiales, hubo solo una participación del 65% (lo que para lo acostumbrado en tiempos todavía de la Unión Soviética era una cifra muy baja), votando a favor del cambio un escaso 54%, contra un 46%.

Sin duda toda la verdad sobre el magno pucherazo en esa cita electoral no se podrá saber ni tras la futura reconstrucción de la Unión Soviética, pues según todos los indicios, posiblemente los archivos sobre aquella consulta ya han sido destruidos por el actual régimen.

Pero incluso el asunto no es tanto una cuestión del resultado del referéndum, pues la propia convocatoria del mismo fue una provocación. Leningrado es la segunda ciudad de la URSS, de significado e importancia que trasciende sus propios límites y el nombre de Lenin formaba inalienable parte de toda la Unión, por lo que no se podía preguntar solo a los ciudadanos de la ciudad, sino a los de toda la URSS (aunque hubieran podido falsificar igualmente los resultados, tal como hicieron en las presidenciales del año 96).

Pero a pesar del referéndum, el cambio de nombre debía ser ratificado por el parlamento de la RSFSR, hecho que se realizó el 6 de septiembre de 1991 (solo un mes después del intento desesperado de salvar la destrucción de la URSS en agosto).

Fascistas, renegados y traidores lograron coronar su obra de sustituir en los mapas el nombre de Leningrado por el de Sankt Peterburg, pues su reaccionaria ideología encaja perfectamente en aquello que simboliza el nombre germano de la ciudad, pues Sankt Peterburg;

  - Fue la capital del imperio ruso, estado feudal y capitalista en el siglo XIX.
  - Es símbolo de feudalismo y de Estado capitalista periférico.
  - Representa la Rusia de la degradación zarista, de la Rusia como simple territorio de explotación de materias primas y utilización de su población en guerras burguesas al servicio de intereses antiobreros.
  - Representa el lujo de los poderosos y la pobreza del pueblo.
  - Es la negación de la historia de Rusia como potencia soberana, burla insolente sobre sus antepasados que combatieron ferozmente contra los cruzados germanos en estas tierras, una completa falta de conciencia y orgullo nacional que se arrodilla frente a la "civilizada" Europa. Es la personificación del odio racial germano hacia los pueblos eslavos, donde el empuje de su permanente agresión debía sustituir los nombres de las tierras y ciudades pribalticas y eslavas, por nombres alemanes: Konigsberg, Dantzig, Memel, Tilzit, Lemberg, Sankt Peterburg.
  - Es la ciudad en la cual el particular concepto de libertad, cacareado por la "inteligentsia" antisoviética, rebosante de pobreza intelectual siempre imitadora de occidente, no es mas que la llamada libertad burguesa, tan falsa y decadente como ella misma.
  - Capital del zarismo, del látigo policial al servicio de la autocracia mas oscurantista.
  - Es, en definitiva, una denominación pura y simplemente antisoviética, antipopular, que quiso dar Hitler a una ciudad en la que resistieron heroicamente millones de sovieticos contra el fascismo.

San Peterburgo es el símbolo de lo que hoy representa y quiere para su país la oligarquía rusa: enriquecerse a costa del pueblo y englobarse en el sistema imperialista bajo la supremacía de Washington. buscando su apoyo por el permanente temor que les angustia ante la próxima entrada con fuerza en la escena revolucionaria del inmenso proletariado soviético, que devolverá a sus ciudades heróicas sus verdaderos nombres de victoria.

Y entonces Leningrado será Leningrado y Stalingrado, Stalingrado (pero esta será otra historia).

Etiquetas:

1 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Saludos camaradas!
Venceremos!
http://jcepichincha.blogspot.com/

7:12 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home