Nuestra lucha no se trata de una mera elección estrecha entre opciones electorales dentro del actual régimen, sino de apostar por formas de organización económica y espiritual, cualitativamente superiores a la civilización burguesa, donde se garantiza la emancipación del proletariado y la democracia real. Es la lucha popular por la conquista de la civilización socialista, partiendo del estudio científico de las bases materiales que lo posibilitan y con el objetivo último del comunismo.

[Automatic translation: EN]
[Traduction automatique: FR]

4 de junio de 2014

Para terminar el conflicto entre China y Vietnam

By  on May 27, 2014

Editorial Workers World-Mundo Obrero
Un peligroso conflicto ha estallado entre la República Popular China y la República Socialista de Vietnam sobre la colocación de una plataforma petrolera china gigante en las inmediaciones de las islas Paracelso.
El 2 de mayo, China colocó el equipo de perforación de petróleo Haiyang-981 con valor de mil millones de dólares, propiedad de la Compañía Nacional de Petróleo de China, en aguas reclamadas por ambos países. El equipo iba acompañado por 80 barcos chinos. Estalló el conflicto. Los buques fueron chocados y cañones de agua chinos fueron disparados contra los barcos vietnamitas. Hubo manifestaciones en Vietnam; fábricas extranjeras fueron dañadas y destruidas.
Hacemos un llamado a la República Popular China para que dé el primer paso en revertir la escalada de esta crisis y lidere al camino en la búsqueda de una solución mutuamente aceptable y mutuamente beneficiosa a este conflicto.
China es una gran potencia con la segunda economía más grande del mundo, una quinta parte de la población mundial y está desarrollando un poder tecnológico, económico y militar. Vietnam es un país relativamente pequeño, en vías de desarrollo, que está luchando para revivir y recuperarse de décadas de invasión y destrucción imperialista.
El liderazgo chino está muy consciente de que, debido a las relaciones históricas entre China y Vietnam, los vietnamitas pueden considerar la colocación forzosa de la plataforma petrolera como un ejercicio de chovinismo por una gran potencia. No sabemos hasta qué punto los agravios económicos jugaron un papel en las protestas que se han extendido en Vietnam y en qué medida las protestas reflejan el resentimiento contra lo que muchas/os vietnamitas podrían considerar como intimidación.
Vietnam no tiene el poder para evitar que China coloque la plataforma petrolera, ni tiene los recursos ni la tecnología para crear su propia plataforma y explotar los recursos que podrían estar bajo el mar.
El gobierno vietnamita se opuso vehementemente a este despliegue. Ambos países afirman que la plataforma petrolera está en sus aguas territoriales, y ambos países avanzan reivindicaciones históricas de las islas, que están deshabitadas y se encuentran en una región cercana a donde se han encontrado depósitos de petróleo y gas. También es una zona vital de pesca.
Aunque ambos países han hecho enormes concesiones al capitalismo en sus economías, ambos todavía tienen intactas las instituciones estatales centralizadas establecidas por sus respectivas revoluciones.  Ambos todavía tienen al partido comunista en el poder.  Hemos defendido a ambos países frente al imperialismo y a la contrarrevolución capitalista y seguiremos haciéndolo.
Recurrir a reclamaciones de derecho internacional y de precedentes históricos son las bases equivocadas sobre las que estos dos países deben tratar de resolver esta disputa.  Eso es para potencias imperialistas y capitalistas, no para países socialistas que deberían ser aliados.
En octubre del 2011, ambos países entraron en conversaciones en las que se comprometieron a resolver este tipo de conflictos de manera pacífica a través de negociaciones y sobre bases de interés mutuo.  Se establecieron líneas directas entre las dos capitales y se establecieron grupos de trabajo.
Ese acuerdo se ha roto.  Instamos a China, como potencia mayor, tomar la iniciativa para restaurar una relación de colaboración que pueda calmar la crisis de una manera que no solo sea aceptable para ambas partes sino para que también sea mutuamente beneficiosa.  Debe permitir que Vietnam participe de los beneficios de los logros tecnológicos chinos y tenga acceso a los recursos que urgentemente necesita.  Esa sería la mejor forma de salir de esta crisis.
Sin duda, tanto China como Vietnam necesitan establecer derechos militares y económicos en sus aguas costeras en contra de la Flota estadounidense del Pacífico y el llamado “eje asiático” de Washington, así como la creciente beligerancia del imperialismo japonés.
Una forma en la que China podría mostrar un fuerte rechazo al imperialismo y levantar la moral de las masas en Asia del Este sería tomando medidas firmes hacia la reconciliación con Vietnam — para borrar todos los rastros de dominación por una potencia más fuerte y colocar las relaciones sobre una base de colaboración y solidaridad internacional, sin tener en cuenta el derecho internacional, los precedentes históricos o apelaciones a cualquier forma de legalidad capitalista.

Etiquetas:

3 Comments:

Anonymous AnonimoTrotskista said...

A história do sargento Bergdal e porque ele foi capturado no Afeganistão, a queda da moral do exército dos EUA, um sinal de desgaste que tal como nos tempos do Vietnam devemos saber aproveitar:

http://www.marchaverde.com.br/2014/06/e-mails-mostram-extensao-do-fracasso.html

A falta de motivação dos soldados ucranianos explica que não obstante a desproporção de armas e homens, os milicianos ganhem, pois eles não querem matar seus irmãos, óbvio sinal que devemos saber aproveitar, para criar desgaste e criar um golpe contra Kiev:

http://sp.ria.ru/international/20140604/160329872.html

Saudações

2:37 a. m.  
Anonymous AnonimoTrotskista said...

Só espero que nada tenha que ver com aspirações "burguesas" típicas de quando uma burguesia ascende, a China sempre teve aspirações territoriais a territórios na ex-URSS e Vietnam, muito devido á questão do petróelo, chave na economia e isso empurra a China para a guerra, sempre que há burguesia e dinheiro na jogada dá nisto, se a China tem reinvindicações territoriais que as diga claro mas as resolve em apz, já nas décadas de 60 houve um incidente fronteiriço com a URSS, em que China pareceu querer ocupar certos territórios e inclusive reclama parte da Sibéria e tem muito que ver com o petróleo que desperta a cobiça, a China tem de ter sentido que a Rússia é uma potência e o Vietnam pode não sê-lo ams bem que mostrou aos iankees o que vale. Essas disputas resolvem-se na paz e temo que isto seja resultado da ascenção da burguesia na China, aonde já se sabe aonde há dinheiro há guerra.

Saudações

2:48 a. m.  
Blogger sorge said...

Rafael Feliu de Poch que no es un autor comunista, pero si tiene un discurso antineoliberal,tiene en su libro sobre China, una parte dedicada a Vietnam, realmente las chinovietnamita no son buenas desde hace bastante tiempo, en Vietnam tiene otra forma de ver los conflictos laborales que surgen en las inversiones internacionales en territorio vietnamita, alli no es una novedad las huelgas cuales son permitidas y los juzgados son sensibles ante las revindicaciones laborales. En el Partido Comunista las tendencias internas funcionan con bastante libertad y es normal que el parlamento interpele al gobierno.
Sobre todo esto hay bastante silencio de los medios de comunicación chino,con lo cual es posible que el pueblo vietnamita conozca la situación de como son tratados los trabajadores chinos por las multinacionales, que aun ultimamente mejorando en las relaciones laborales incluso naciendo las huelgas, aun estan muy lejos de llegar a la situación que se vive en Vietnam. Por todo esto no os extrañais que el conflicto fronterizo sea un simple señuelo para evidenciar el conflicto largamente lavardo.Por supuesto abogo por unas buenas relaciones vecinales respetando las diferencias,coincido que debe resolverse el conflicto al margen del arbitraje internacional, pero no debemos obviar otras circustancias.

11:29 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home