Nuestra lucha no se trata de una mera elección estrecha entre opciones electorales dentro del actual régimen, sino de apostar por formas de organización económica y espiritual, cualitativamente superiores a la civilización burguesa, donde se garantiza la emancipación del proletariado y la democracia real. Es la lucha popular por la conquista de la civilización socialista, partiendo del estudio científico de las bases materiales que lo posibilitan y con el objetivo último del comunismo.

[Automatic translation: EN]
[Traduction automatique: FR]

27 de septiembre de 2010

Muere el camarada que intentó desesperadamente salvar a la URSS

Bandas de contrarrevolucionarios y de soldados traidores dan un golpe de estado contra la URSS con banderas burguesas en agosto de 1991. Era el momento de aplastarlos para salvar el socialismo y la Humanidad. La primera foto señala a las fuerzas soviéticas en las calles moscovitas

 Camarada Yenadi Yanayev, vicepresidente de la Unión y dirigente del Partido en su intento de salvar el socialismo.

El 18 de agosto de 1991 las fuerzas comunistas del PCUS, KGB y gobierno reaccionaron desesperadamente ante el avance de la contrarrevolución y la descomposición del gigante estado multinacional socialista que garantizaba el avance de la Humanidad hacia el Socialismo y defendia la Paz frente a las fuerzas criminales del imperialismo. El camarada Guenadi Yanayev destituyó al traidor Gorbachov y estableció un Comité de Emergencia Nacional formado por el jefe del KGB Vladimir Kriuchkov, los ministros de Interior Boris Pugo y de Defensa Dimitri Yázov. Sin embargo el Partido estaba seriamente enfermo tras años de actividad saboteadora de la camarilla Gorbachov y no pudo ni movilizar a las masas obreras en defensa del Socialismo y la Madre Patria soviética ni lanzar impetuosamente al Ejército Soviético contra los criminales que afilaban sus cuchillos para tomar el poder y entregar la Unión al imperialismo. Cuando bandas de ladrones y protooligarcas y prototerroristas (el futuro asesino en masa chechecho Samil Basayev estaba entre ellos) desafiaron bajo la dirección del agente de la CIA Boris Yeltsin a los tanques rojos de las divisiones Tamanskaya y Kantemirovskaya, el cobarde Dimitri Yázov dió la orden de no abrir fuego y de retirada. Que diferencia esta cobardía con la firmeza del Partido Comunista y el Ejército Popular de Liberación de China que en 1989 aplastaron con la debida firmeza el motín contrarrevolucionario de Tien An Men financiado y organizado por la CIA, los servicios secretos de Taiwán y la burguesía honkonesa!

Las fuerzas soviéticas y comunistas de toda la Unión ampliamente mayoritarias vieron con simpatía el intento de salvar la Madre Patria. El secretario del PC de Letonia y actual eurodiputado Alfred Rubiks le dio apoyo completo, el líder del Soviet de Estonia Vladimir Lebedev y el  presidente del Soviet Supremo de Chechenia-Ingushetia Doku Zargaev y muchos dirigentes de todas las repúblicas, de los sindicatos, del Komsomol y las fuerzas armadas también, el PCUS a través de su secretario de organización Oleg Shenin lo apoyó. Los contrarrevolucionarios eran una absoluta minoría jaleada por el imperialismo y respaldadas por el presidente norteamericano de entonces Bush padre. Falló el Partido para dirigir una gran insurrección soviética obrera, campesina, intelectual y militar.

Tras dar el criminal Yeltsin su golpe de estado, por toda la Unión se lanzó la primera caza de brujas contra comunistas y antifascistas y se impuso a las repúblicas una "independencia"  que les ha traído enormes desgracias. El intento sólo salvó pocos meses a la Unión que fue trágicamente disuelta en diciembre de 1991

Yanayev, antiguo líder del Komsomol leninista, presidente de los Sindicatos, secretario del CC del PCUS,  miembro del Politburó del Partido de julio de 1990 a enero de 1991 y vicepresidente de la Unión acaba de morir en Moscú como militante comunista. El PCFR ha señalado que fue fiel al comunismo "hasta el último día". La colosal catástrofe provocada por la destrucción de la Unión para los pueblos soviéticos y toda la Humanidad dejó en evidencia que el acto que dirigió estuvo plenamente justificado y su único error fue no haber castigado a los traidores y detenido eficazmente el proceso contrarrevolucionario. Fue un patriota soviético.

Etiquetas:

4 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Muy preciso y conciso relato de los hechos. Gracias a Yenayev y a otros defensores del Socialismo.

Los troskistas y otros manipuladores de la Historia del Socialismo suelen generalizar afirmando que toda la "nomenklatura" hundió y se benefició de la caida del Sistema socialista.

Centurión.

12:30 p. m.  
Blogger camponotus said...

Del avance de la contrarrevolución, la descomposición del Estado y la preparación de medidas contra la previsible actuación de fuerzas leales soviéticas, no era ajena la intervención de EEUU, a través de sus servicios secretos en estrecha colaboración con el agente de la CIA Boris Yeltsin.
Cristopher Andrews en su libro "Solo para los ojos del Presidente", ofrece información clasificada sobre el papel crucial que tuvieron los servicios secretos yankis en el triunfo de la contrarrevolución en agosto de 1991.
Por decisión directa de Bush, un experto en comunicaciones de la embajada de EEUU, fue asignado ayudante de Yeltsin para asegurar sus comunicaciones con los líderes militares y para informarle en tiempo real de todas las comunicaciones entre Kriuchkov y Yazov en Moscú con los puestos de mando a lo largo de toda la URSS, que estaban siendo interceptadas por la SIGINT (Inteligencia de señales, de la Agencia de Seguridad Nacional, de la que forma parte la red ECHELON dirigida por EEUU).
También en el fracaso en la detención de Yeltsin en su dacha en las afueras de Moscú, ordenado por el Comité de Emergencia (GKChP), tuvieron participación los servicios de información norteamericanos.

Las calamidades que trajo la contrarrevolución victoriosa a los pueblos, no solo soviéticos, no han hecho mas que comenzar.

1:05 p. m.  
Blogger Cherniakovski said...

Con el paso del tiempo van saliendo muchos de los secretos. Se ve, claramente, cómo cada vez menos cosas ocurren espontáneamente y por casualidad. Muy buena la puntualización de camponotus.
Salud, compañeros.

3:20 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Los atentados contra bloques de pisos populares en Moscú, (atribuídos rápidamente al "terrorismo checheno"), para ayudar a ganar las elecciones a los procapitalistas y prooccidentalistas, tienen también el sello inconfundible de la fontanería imperial.

Centurión.

2:21 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home