Nuestra lucha no se trata de una mera elección estrecha entre opciones electorales dentro del actual régimen, sino de apostar por formas de organización económica y espiritual, cualitativamente superiores a la civilización burguesa, donde se garantiza la emancipación del proletariado y la democracia real. Es la lucha popular por la conquista de la civilización socialista, partiendo del estudio científico de las bases materiales que lo posibilitan y con el objetivo último del comunismo.

[Automatic translation: EN]
[Traduction automatique: FR]

29 de octubre de 2013

Damos la bienvenida con la mayor alegria al entrañable camarada Josafat

Su sección ha estado abierta a su disposición hasta que ha regresado al trabajo voluntario, inventado por la Revolucion bolchevique, de traductor y comentador agudo y brillante de las realidades de los pueblos soviéticos. Sus camaradas, lectores y alumnos le decimos: bienvenido a casa tovarich querido.
 
Esta es su primera nota de la nueva etapa
 
Bielorrusia, ese extraño país capitalista, que sigue manteniendo el mismo sistema educativo soviético, que sigue manteniendo-pese a la existencia de un importante sector privado- el control y la planificación estatal de la economía, que sigue permitiendo que la gente desconozca que es eso del paro, que sigue manteniendo una educación y sanidad  públicas, gratuitas y universales de calidad, que ha sabido mantener y mejorar  los logros sociales y las prestaciones que había en la URSS, que sigue facilitando el acceso a la vivienda, subsidiado.
Un extraño país, capitalista, sí, donde la gente sigue teniendo confianza y seguridad en su futuro y el de sus hijos, donde las empresas se pelean por todos los cuadros técnicos que acaban sus estudios y donde no entienden de oligarquías etc, etc.
Comprendo que a muchos les pueda chirriar, sobretodo en España, eso de la educación en valores patrios y en la defensa de la patria, el que te venga un militar a clase a enseñar como montar y desmontar un Kaláshnikov, eso de que el servicio militar siga siendo obligatorio. Nada que no existiera en la URSS. Lo que sí ha cambiado, curiosamente, es el hecho de que en los libros bielorrusos de historia, la imagen de la figura de Stalin es positiva...
Un país que perdió a una tercera parte de su población en la Gran Guerra Patria y en el que la memoria hitórica es un deber sagrado.

Bueno, aquí os dejo el enlace a la primera parte del documental. Espero que os quedéis con ganas de ver la continuación

http://jscomin.blogspot.com.es/2013/10/documental-sobre-bielorrusia-1-parte.html

http://www.youtube.com/watch?v=w-x4UVpecSg
Saludos,
Josafat

Etiquetas:

1 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Quina gran alegria tornar a llegir a l'admirable Josafat!!!

La teva absència ens ha fet patir massa.

Amb tu, som molts més.
Jordi



8:28 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home