Nuestra lucha no se trata de una mera elección estrecha entre opciones electorales dentro del actual régimen, sino de apostar por formas de organización económica y espiritual, cualitativamente superiores a la civilización burguesa, donde se garantiza la emancipación del proletariado y la democracia real. Es la lucha popular por la conquista de la civilización socialista, partiendo del estudio científico de las bases materiales que lo posibilitan y con el objetivo último del comunismo.

[Automatic translation: EN]
[Traduction automatique: FR]

4 de junio de 2009

¿Cuba en la OEA?


Luego de 47 años la 39ª Asamblea General de la OEA selló ayer un acuerdo para derogar por unanimidad la exclusión de Cuba aprobada en 1962. La resolución no impone condiciones a Cuba, aunque establece mecanismos que deberían ponerse en marcha en (el improbable) caso de que La Habana expresara su deseo de retornar a la OEA. La noticia da pie a diversas consideraciones.
Primero, la resolución es un síntoma de los grandes cambios que han tenido lugar en el panorama sociopolítico de América Latina y el Caribe en los últimos años y cuyo signo distintivo es la persistente erosión de la hegemonía norteamericana en la región. La derogación de aquella ignominiosa resolución impuesta por la administración Kennedy revela la magnitud de las transformaciones en curso y que la Casa Blanca acepta a regañadientes. De este modo se repara –si bien tardía y parcialmente- una decisión de inmoralidad manifiesta y que ha pesado como un intolerable baldón sobre la OEA y sobre los gobiernos que con sus votos, o su abstención, facilitaron los planes del imperialismo norteamericano. Este, al no poder derrotar militarmente a la Revolución Cubana en Playa Girón optó por erigir un “cordón sanitario” para evitar que sus influjos emancipadores se contagiaran a los demás países del área. Intento que, por cierto, fracasó rotundamente.
Segundo, el debilitamiento de su hegemonía no significa que Estados Unidos renuncie a apoderarse, por otros medios, de los recursos y las riquezas de nuestros países o a tratar de controlar a nuestros gobiernos apelando a otros expedientes. Sería un error imperdonable pensar que debido a este declive de su capacidad de dirección política -e intelectual y moral a la vez- el imperialismo depondrá sus armas y comenzará a relacionarse con nuestros países en un pie de igualdad. Todo lo contrario: ante el declinar de su hegemonía su respuesta fue nada menos que la activación de la Cuarta Flota, con el propósito de lograr por la fuerza lo que en el pasado obtenía por la sumisión o complicidad de los gobiernos de la región. Y Obama no ha emitido la menor señal de que piensa cambiar esa política.
Tercero: Cuba, así como los demás países de Nuestra América, nada tienen que hacer en la OEA. Tal como lo hemos señalado en innumerables oportunidades, esta institución reflejó un momento especial en la evolución del sistema interamericano: el de la absoluta primacía de Estados Unidos. Esa etapa ya ha sido superada, y no tiene vuelta atrás. La maduración de la conciencia política de los pueblos de la región hizo que aún gobiernos muy afines a la Casa Blanca no tengan otra opción que enfrentarse a Estados Unidos en la condena al bloqueo de Cuba y, en San Pedro Sula, a derogar la decisión de 1962. Ante esta situación, la OEA está condenada por su larga historia como dócil instrumento del imperialismo: legitimó invasiones, asesinatos políticos, magnicidios, (algunos, como el de Orlando Letelier, perpetrados en Washington), golpes de estado y campañas de desestabilización contra gobiernos democráticos. Fue ciega, sorda y muda ante las atrocidades del “terrorismo de estado” auspiciado por Estados Unidos y ante políticas criminales como el Plan Cóndor. Cuando en Mayo del 2008 estalló la crisis en Bolivia el conflicto fue rápidamente solucionado por los países de América Latina sin que la OEA jugara papel alguno. No hizo falta. No hace más falta.
Cuarto: lo que sí hace falta es fortalecer y coherentizar sin más dilaciones los diversos proyectos de integración de los países de América Latina y el Caribe, como el ALBA o la UNASUR, iniciativas distintas pero que expresan la realidad contemporánea de la región. La OEA, en cambio, es una institución insanablemente anacrónica y por eso mismo inservible: representa un mundo que ya no existe sino en los delirios de los nostálgicos de la Guerra Fría y por eso no puede hacer ninguna contribución para enfrentar los desafíos de nuestro tiempo. Después de haber derogado la resolución de 1962 le haría un gran servicio a la humanidad si decidiera disolverse.

3 Comments:

Blogger historias y fantasias said...

Primero felicitarte por crear un espacio tan enriquecedor como es tu blog, es muy intersante y a mi parecer con unos planteamientos bien claros y certeros.
Comparto absolutamente el concepto que tratas sobre la OEA y me parece que los paises latinoamericanos debiesen unirse para compartir juntos e intentar resolver sus problemas sin la participacion de un organismo como èste que no ha sido si no titere del imperialismo yanqui.
saludos cordiales

8:06 p. m.  
Blogger javier said...

Hola en este preciso momento estoy navegando por la red y me encontré con tu blog que seguramente esta muy bueno, pero me es imposible verlo a todo, es por eso que te mando un saludo y espero que le sigas poniendo tantas ganas como hasta ahora. Hasta pronto.


Firma: http://lomascodiciadodelplaneta.blogspot.com

2:47 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

EEUU AMERICANOS. no son de confianza en nada, allì està la esencia del PODER USURERO JUDÌO, racismo, la mediocridad y psicopatìa el placer de matar, casi acaban con los indìgenas, han perdido la sensibilidad, todo por el DINERO, MILES DE SECTAS Y FUNDAMENTALISMOS DOMINAN A ESE PAÌS, las ONG. no son de confianza, son espìas de avanzada, y EUROPA va por el mismo camino, se dicen ellos los màs civlizados.La verdad es que OCCIDENTE ES UN MODELO DECADENTE, ALLÌ NO HAY VIDA, SE SALVAN POR UNOS POCOS ECOLOGISTAS, SOCIALISTAS, COMUNISTAS, GRUPOS ESPIRITUALES, ETC. SON EL SÌMBOLO DE SODOMA Y GOMORRA, O DE LA PROFECÌA DE DANIEL, LOS DOS PIES DE HIERRO Y BARRO MESCLADOS EN EL FIN DE LOS TIEMPOS. POR ESO LA O.E.A. DEBE ACABARSE, dbe formarse la OELA. Igualmente el TIAR (tratado interamericano de asistencia recìproca), otro organismo en que està el depredador del norte USA. En la guerra de las Malvinas, USA, en vez de ayudar al ARGENTINA , le ayudò a GRAN BRETAÑA, su papi y ñaño por vìa satèlite. Entonces EEUU, no ha servido para nada a latinoamèrica, si le da un caramelo serà para sacarle enorme ventaja. LOS POBRES TENEMOS QUE AYUDARNOS ENTRE POBRES Y TENER FE EN DIOS,

11:46 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home