Nuestra lucha no se trata de una mera elección estrecha entre opciones electorales dentro del actual régimen, sino de apostar por formas de organización económica y espiritual, cualitativamente superiores a la civilización burguesa, donde se garantiza la emancipación del proletariado y la democracia real. Es la lucha popular por la conquista de la civilización socialista, partiendo del estudio científico de las bases materiales que lo posibilitan y con el objetivo último del comunismo.

[Automatic translation: EN]
[Traduction automatique: FR]

27 de septiembre de 2010

FRACASA NUEVO INTENTO DE LEGALIZAR LA INVASION IMPERIALISTA EN AFGANISTAN.

Tras el fraude masivo en las elecciones presidenciales del año pasado en Afganistán, en las que fue "elegido" el presidente títere de EEUU Hamid Karzai, un nuevo intento de legitimar la ocupación OTAnorteamericana ha tenido lugar el sábado 18 de septiembre, con la mascarada de elecciones parlamentarias.

Resulta un insulto a la razón y al entendimiento del mundo entero, hablar de democracia y llamar elecciones parlamentarias a un paripé bajo control militar de 150.000 soldados extranjeros, bajo la dirección directa del imperio USAmericano, que no está llevando ninguna transformación progresiva al pueblo afgano, sino que busca consolidar Afganistán como un pais base desde el que extender su influencia desestabilizadora en toda la región, siguiendo el principio de que "de donde los soviéticos se fueron, los yankis entraron". Y entraron para profundizar y extender su penetración militar en Asia con la mira puesta en las estratégicas ex repúblicas soviéticas de Asia central, Irán y China.

El imperio impone al pueblo afgano su virrey, la marioneta de Karzai mediante el terror masivo y sistemático. Bombardeos, registros, arrestos, desapariciones, es la realidad diaria de las continuas operaciones "antiterroristas" que, como la denominada "Operación OMID", en marcha en la región de Kandahar, ha significado la construcción de un muro de hormigón erizado de alambre de espino, rodeando el centro de la ciudad, para "protegerlo " al mejor estilo medieval de las fuerzas de la resistencia.

Para consolidar sus posiciones EEUU y su ejército marioneta están acercándose a los sectores tribales mas arcaicos, para conseguir su colaboración en el terreno militar, en un proceso que podemos preveer se irá ampliando a la vez que intentará aislar a otras fuerzas de carácter nacional antiimperialista, que se irán delimitando en el inevitable proceso de lucha por la independencia nacional.

La victoria soviética en Afganistán, conseguida mediante la introducción de transformaciones sociales y económicas, paralelas a la acción militar, dió como resultado la estabilización del pais y la consolidación de la paz, bases imprescindibles para un ulterior desarrollo de principios socialistas que alejaran definitivamente las bases tribales reaccionarias de la sociedad afgana.

Foto en las calles del Kabul de 2010 del más insigne afgano del siglo XX, el camarada Mohamed Najibullah, comunista y presidente de la República Democrática de Afganistán (PDPA), derrocado por los integristas feudales en 1992 y masacrado barbaramente por sus sucesores, los talibanes, en medios de los aplausos de los imperialistas occidentales.


Manifestación comunista del PDPA en Kabul en abril de 1979
Milicias femeninas del PDPA comunista

La propaganda norteamericana, siempre anticomunista y antisoviética, ha pretendido resarcirse de su incuestionable derrota en Vietnam, presentando como una derrota militar la intervención internacionalista de la URSS en apoyo del gobierno comunista de Kabul. Pero la verdad histórica aflora sobre la manipulación, mostrando que tras la salida de las fuerzas internacionalistas en enero de 1989, el gobierno progresista  prosoviético de Najibullah, siguió  al frente del pais, derrotando varias ofensivas fundamentalistas apoyadas por EEUU, durante tres años desde la retirada de las  tropas soviéticas (el gobierno de Najibullah fué derrocado en 1992). Solamente la traición que condujo a la destrucción del Bloque Soviético, permitió otra vez el fortalecimiento de la reacción afgana, siempre activamente apoyada por la Casa Blanca, y con ella, el derrocamiento del gobierno progresista de Najibullah (quien posteriormente, en 1996, fue asesinado en Kabul por los talibanes, con la complicidad de la ONU).

La lucha en Afganistán tardará tiempo en clarificarse, pero su carácter actual por la independencia nacional y la expulsión de las tropas reaccionarias imperiales, está ya logrando detener los agresivos planes del imperio: empantanando en territorio afgano a las mejor preparadas fuerzas de combate Usamericanas, no pueden ser desplegadas en otros escenarios donde el imperialismo está necesitando intervenir.  Por éste motivo, los jefes yankis tienen ante si la compleja para ellos disyuntiva, de seguir o no concentrando fuerzas en territorio afgano.

Se vislumbran complicadas las futuras maniobras del Pentágono, junto a sus fieles vasallos de los paises que le apoyan, por lo que continuarán su cruzada de terror en todo el mundo contra los pueblos que luchen por su libertad.

Etiquetas:

1 Comments:

Anonymous Anónimo said...

¿Quién puede negar que durante el período de la ayuda soviética al pueblo afgano, Afganistan tuvo el mejor adelanto económico y social? Sin embargo esto no le importa un pimiento al capitalismo, que prefiere ver al país en manos de la OTAN (para así proteger sus intereses inhumanos) o incluso de los talibanes, antes de que sea próspero y adelantado en manos comunistas. Estos HP no tienen perdón.

5:30 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home