Nuestra lucha no se trata de una mera elección estrecha entre opciones electorales dentro del actual régimen, sino de apostar por formas de organización económica y espiritual, cualitativamente superiores a la civilización burguesa, donde se garantiza la emancipación del proletariado y la democracia real. Es la lucha popular por la conquista de la civilización socialista, partiendo del estudio científico de las bases materiales que lo posibilitan y con el objetivo último del comunismo.

[Automatic translation: EN]
[Traduction automatique: FR]

8 de agosto de 2010

Los contrarrevolucionarios rumanos merecen 10 mil muertes

Los comunistas tienen el deber de convertir la incontenible nostalgia en lucha por recuperar el poder.
Honores al camarada en un bar de Scornicesti.

Fijense en las acusaciones que hizo el tribunal felón contrarrevolucionario en diciembre de 1989 contra el presidente legítimo de la República Socialista de Rumanía: "genocidio por hambre y sabotaje a la economía nacional". El criminal Fiscal jefe le acusa poco antes de fusilar al camarada Ceaucescu de haber matado a los niños y otras gentes de hambre, sin calefacción ni electricidad ni medicinas. Pero en 1989 Rumanía es un próspero país socialista independiente que ofrece a su población un elevado nivel de vida. El país no está obligado a sangrar su economía para pagar la brutal deuda externa que tiene hoy de 78 mil millones de dolares e incluso su presupuesto nacional tiene un excedente de 3 mil millones de dólares. Es un país independiente que aplica su propia política exterior. Tras entrar en la OTAN el 29 de marzo de 2004 y en la UE el 1 de enero de 2007 se convierte en una vulgar colonia de la CIA y los monopolios extranjeros. 20 años de contrarrevolución inaugurada con el asesinato de Ceaucescu y de los comunistas dignos que resistieron con las armas en la mano (lo que honra al socialismo rumano ya que las banderas del socialismo no se entregan sin combatir como pasó vergonzosamente en Albania, Polonia, Bulgaria, DDR, Hungría, Checoslovaquia y Mongolia) han hecho de Rumanía un país en ruinas con gran parte de su población emigrada, con un sistema de educación y salud destruidos, con su floreciente industria socialista desmantelada, elevada tasa de suicidios, desempleo...

¿Qué castigo merecen los bandidos contrarrevolucionarios traidores al Partido y al pueblo de Rumanía por esta catástrofe de proporciones dantescas?

Recomendamos como siempre para seguir las luchas y desgracias de este país el blog Un Vallekano en Rumanía que incluso nos acerca a su larga historia y rica cultura.

Etiquetas:

1 Comments:

Blogger camponotus said...

¿Es que no hay nadie en Rumanía o donde sea que interponga una demanda contra el asesinato de Nicolae y su mujer?
Fue un crimen contrarrevolucionario, que trajo consigo la ruina de todo un pais, la emigración forzosa de cientos de miles, la dispersión y desintegración de muchas familias, la dislocación de una sociedad bien estructurada y la cesión de su territorio a la maquinaria agresiva de la OTAN, para seguir avanzando en nuevas agresiones contra la paz mundial.

1:01 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home