Nuestra lucha no se trata de una mera elección estrecha entre opciones electorales dentro del actual régimen, sino de apostar por formas de organización económica y espiritual, cualitativamente superiores a la civilización burguesa, donde se garantiza la emancipación del proletariado y la democracia real. Es la lucha popular por la conquista de la civilización socialista, partiendo del estudio científico de las bases materiales que lo posibilitan y con el objetivo último del comunismo.

[Automatic translation: EN]
[Traduction automatique: FR]

29 de octubre de 2011

La izquierda otanista, cómplice intelectual del asesinato de Gaddafi y del pueblo libio

Albert Escusa    
La colonización de Libia y el brutal asesinato del coronel Mohamar Al Gaddafi, jefe de la resistencia patriótica anticolonial, ha contado con la complicidad política, moral e intelectual de buena parte de la izquierda occidentalista –principalmente europea– que también apoyó otras aventuras agresoras del imperialismo. Pero esta complicidad con las brutales políticas colonialistas no quedará impune: de hecho, está teniendo su contrapartida en Europa y Estados Unidos, donde asoman en el horizonte políticas cada vez más represivas y de carácter fascista contra los derechos de los trabajadores y los pueblos de occidente.
El eminente intelectual anticolonialista Aimé Césaire, por unos años militante del Partido Comunista de Francia y diputado a la Asamblea Constituyente en 1946, en su célebre Discurso sobre el colonialismo reprochaba a la burguesía “democrática” europea que criticara a Hitler sólo porque éste había implantado en Europa los métodos propios de las colonias: campos de concentración, trabajo esclavo, estados policíacos, asesinatos en masa, destrucción de las sociedades locales, guerras de conquista… En definitiva: todo aquello que la mayor parte del mundo venía sufriendo desde hacía siglos en un grado incomparablemente superior a lo puesto en práctica por Hitler en Europa. Aimé Césaire denunciaba que cuando la burguesía “democrática” occidental había promovido el colonialismo y la violencia brutal y salvaje contra los pueblos oprimidos, preparaba el camino para el triunfo de Hitler y el nazismo en Europa:
«¿A qué idea quiero llegar? A esta idea: que nadie coloniza impunemente; que una nación que coloniza, que una civilización que justifica la colonización, y por lo tanto, la fuerza, ya es una civilización enferma, moralmente herida, que irresistiblemente, de consecuencia en consecuencia, de negación en negación, llama a su Hitler, es decir, a su castigo» (2).
Esta cruda denuncia le viene como anillo al dedo a aquella izquierda y a aquellos intelectuales orgánicos que apoyan, justifican, toleran, desinforman o muestran doble moral con lo sucedido en Libia y anteriormente en tantos otros lugares del mundo. Porque si bien es cierto que la historia nunca se repite, en estos momentos estamos asistiendo a un parecido asombroso con lo sucedido décadas atrás: en 1931, los fascistas italianos que colonizaban Libia ahorcaron a Omar Al-Mukhtar, dirigente político-religioso y jefe de la resistencia anticolonial, tras una farsa de juicio.
En 2011, los asesinos a sueldo de la OTAN vendidos por la intelectualidad otanista como “revolucionarios” libios alzados contra el tirano, golpearon y asesinaron salvajemente al coronel Gaddafi, gravemente herido, negándole la posibilidad de una defensa ante un tribunal, aunque este tribunal estuviera tan corrompido como los tribunales fascistas italianos en Libia. Que Mussolini –uno de los exponentes del fascismo más brutal y expansionista de la historia– se guardara bien de garantizar unas mínimas formas de “derecho” para el asesinato de Omar Al-Mukhtar a diferencia de las potencias fascistas de la OTAN, nos muestra con claridad dos cosas.
La primera, que hace ochenta años existía una fuerte conciencia anticolonialista –en gran medida de raíz comunista– con una notable influencia entre la opinión pública occidental; y la segunda, que el imperialismo ha entrado en una fase de militarización, guerras y represión en todos los ámbitos y que las formas democráticas o de derechos cívicos que la burguesía occidental había tolerado hasta el momento en Europa y Estados Unidos, van a ser cada vez más pisoteadas impunemente o acabarán suprimiéndose.
El asesinato de Gaddafi ha venido precedido del clásico linchamiento mediático a través de una demonización y una lluvia de mentiras y desinformación de los grandes medios de prensa, que ha encontrado rápido eco en la izquierda occidentalista y otanista, erigiéndose así en cómplice intelectual del asesinato. Esta izquierda ha colaborado bien en la aprobación de la agresión militar, bien en la campaña de criminalización de Gaddafi –ni OTAN ni dictaduras–, ha apoyado abiertamente las mentiras y la desinformación –o se ha dejado llevar por ellas porque era lo políticamente correcto– y ha asumido que Gaddafi y su régimen laico e independiente eran el objetivo a destruir.
Una parte de esta izquierda anti-Gaddafi se ha manifestado contraria al uso de la fuerza armada y la invasión de la OTAN para alcanzar estos fines, como si las anteriores experiencias de Panamá, Yugoslavia, Irak, Afganistán y tantas otras no fueran suficientes pruebas de que el imperialismo no puede tolerar un proceso de soberanía interna en el que los pueblos decidan libremente su futuro sin injerencias. Otra parte, la corriente extremista, militarista y atlantista de la izquierda occidentalista constituida por los partidos ecosocialistas y socialdemócratas, dirigentes sindicales, etc., desde el primer momento ha apoyado la agresión militar contra Libia. Y una tercera corriente de la izquierda otanista, constituida por partidos trotskistas y organizaciones y asociaciones minoritarias que apoyaban la criminalización y el derrocamiento de Gaddafi han adoptado la postura más cobarde, “ni OTAN ni Gaddafi”, una coartada que ha servido en la práctica para las agresiones militares de la OTAN contra el pueblo libio y su soberanía nacional.
Intelectuales orgánicos
Entre la izquierda otanista destacan sus intelectuales orgánicos, algunos de los cuales apoyaron la intervención armada y otros –sin hacerlo abiertamente– defendieron durante los bombardeos variadas posturas anti-Gaddafi o suscribieron manifiestos en los que se criminalizaba al dirigente libio. Entre ellos encontramos a Ignacio Ramonet, Santiago Alba Rico, Eduardo Galeano, Noam Chomsky, Heinz Dieterich, Atilio Boron y muchos otros amantes de lo políticamente correcto bajo una apariencia de compromiso social, que han tenido una enorme responsabilidad en la justificación de la tragedia libia.
Su papel ha vuelto a ser determinante entre la izquierda: estos intelectuales, en los momentos decisivos, cuando arrancan las campañas mediáticas del imperialismo contra el nuevo demonio y las bombas empiezan a despedazar a la población civil, no utilizan su prestigio o su fama entre los medios de izquierdas para inyectar un poco de claridad ideológica, combatir las mentiras imperialistas y llamar a la solidaridad, sino que apoyan abiertamente el crimen o bien se dedican a realizar acusaciones sin pruebas, a “descubrir” miles de argumentos –la mayoría calcados de la prensa imperialista– que “demuestren” lo malo que era tal o cual dirigente, los errores que cometió, lo irreversible de su derrocamiento por su propia culpa, lo buenos que son los pobres «rebeldes reprimidos por el tirano», etc., etc.
Para algunos intelectuales anti-Gaddafi, éste merecía caer porque era “poco” revolucionario según sus esquemas ideológicos fosilizados y cometió el pecado de tener relaciones con los países imperialistas, como hacen casi todos los presidentes del resto del mundo, incluyendo los más antiimperialistas como Fidel Castro o Hugo Chávez; para otros, merecía caer porque era un dictador criminal y represivo, según “informaban” las agencias de propaganda de guerra de la OTAN, pasando por alto el hecho de que los dirigentes imperialistas han cometido crímenes infinitamente más graves –eso sí, en países lejanos, no en el apacible y “civilizado” occidente, que es lo que importa– que los que se le atribuyen a Gaddafi. El clímax de este comportamiento llega cuando se firman manifiestos grandilocuentes –publicados, como no, en la prensa imperialista– que ni siquiera hablan de las agresiones salvajes y bárbaras de la OTAN ni denuncian a los dirigentes imperialistas (2).
Como explica un popular dicho, nos encontramos ante intelectuales expertos en «nadar y guardar la ropa». Ellos también han colaborado intelectual y moralmente en el asesinato de Gaddafi: ¿para qué deberían los dirigentes imperialistas molestarse en ofrecer la posibilidad de un juicio –aunque sea una farsa– a un personaje como Gaddafi, si éste ya ha sido condenado tanto por la derecha como, sobre todo, por una parte importante de la izquierda y sus intelectuales hegemónicos? Ni siquiera Mussolini lo tuvo tan fácil en 1931.
La historia, aquí, vuelve a mostrar similitudes. Como demostró Lenin en El imperialismo, fase superior del capitalismo, la política colonial y de conquista en el exterior implica necesariamente una política reaccionaria en el interior de los países conquistadores, contra la clase obrera. Y como también demostró Lenin, para justificar la política colonialista y buscar apoyos entre los trabajadores de los países occidentales, los dirigentes imperialistas de la época se valieron de la mayoría de los partidos socialistas y socialdemócratas –que afirmaban estar contra el capitalismo–, así como de muchos dirigentes sindicales, para arrancar el apoyo o la neutralidad de una buena parte de los trabajadores occidentales ante la política colonial y racial de sus metrópolis.
Hoy la vieja socialdemocracia defiende abiertamente el capitalismo, de manera que los actuales dirigentes imperialistas –los Obama, Sarkozy, Cameron, Berlusconi, Zapatero, etc.– necesitan la complicidad de una parte de la izquierda que presente las injerencias y la desestabilización de países independientes por las agencias de espionaje del imperialismo –pasos necesarios para la manipulación informativa y para preparar escenarios del estilo de las “revoluciones de colores”– como la “lucha de los pueblos contra los tiranos”. Así, ya queda justificada entre la izquierda occidental y los trabajadores la política colonialista y de agresión genocida del imperialismo contra los pueblos oprimidos, desactivando una posible solidaridad activa frente a un pueblo brutalmente agredido cuya soberanía nacional es violada impunemente.
El razonamiento que guía a la izquierda occidentalista es el siguiente: la guerra contra Libia no es una agresión colonial clásica para apoderarse descaradamente de un país y sus recursos y para eliminar a un gobierno independiente, sino una operación para implantar las formas políticas de occidente y de sus valores morales –como la democracia occidental, el liberalismo y la «protección de civiles indefensos»–, valores que considera superiores a los que existen en el resto del mundo. Para esta izquierda, el sistema imperialista es en esencia democrático y progresista y en su seno se pueden encontrar las vías para el progreso social de los pueblos de Europa mediante reformas progresistas que no trasciendan los límites del sistema político vigente. Para esta izquierda, el progreso material de los pueblos de occidente no tiene nada que ver con lo que Marx denominó la «acumulación primitiva de capital» a partir del saqueo colonial, sino que procede de las conquistas alcanzadas gracias a la actividad reformista de sindicatos y partidos que ante los gobiernos y las patronales.
Así pues, la “exportación” de la democracia por las bombas de uranio empobrecido y los asesinatos en masa de la OTAN y sus esbirros “revolucionarios”, serían los daños colaterales necesarios para el triunfo de las libertades occidentales entre los pueblos que son “incapaces” de alcanzarlas por sus propios medios. Por este motivo, la izquierda otanista ha colaborado intelectual y moralmente con el asesinato de Gaddafi ­–líder de la resistencia patriótica anticolonolial libia– y con las matanzas contra el pueblo libio.
Es preciso volver a remarcar que, independientemente de los errores que pudiera haber cometido, a pesar de que se pueda tener discrepancias con su trayectoria histórica, Gaddafi fue eliminado por el imperialismo precisamente porque encarnaba la figura de la independencia y unidad nacional, del desarrollo social, de la unidad africana y del desafío al colonialismo occidental. La práctica es el criterio de la verdad, decía Marx. ¿Cuál ha sido en la práctica la alternativa de la izquierda otanista y de sus intelectuales al régimen de Gaddafi?: 70.000 muertos por los bombardeos de la OTAN, miles de africanos negros perseguidos y brutalmente asesinados, la sharia para las mujeres y el petróleo para las multinacionales occidentales.
Gaddafi podía haber tenido un exilio dorado con su familia en algún paraíso lejano, pero prefirió combatir junto a su pueblo. A diferencia de la izquierda otanista y la intelectualidad anti-Gaddafi encarnada por los Galeano, Santiago Alba, Ignacio Ramonet, Atilio Boron, etc., Gaddafi escogió jugarse la vida por la libertad de su país. Como el Che Guevara, fue herido en combate; como el Che Guevara, fue asesinado sin ningún derecho a juicio ni a defenderse, pero de una manera mucho más brutal; como el Che Guevara, será enterrado en un lugar secreto para tratar de borrar su ejemplo.
Mohamar Al Gaddafi ha muerto como un héroe pero su ejemplo de valentía, dignidad y entrega a su pueblo seguirá guiando a los libios que desean la libertad para su patria. La izquierda otanista y sus intelectuales, en cambio, serán recordados por los trabajadores y los pueblos oprimidos como el apoyo moral e intelectual de los crímenes contra la humanidad cometidos por el imperialismo.

Notas
(1)http://allainjules.com/2011/10/20/libye-crimes-anti-noir-du-cnt-vol-et-charnier-videos-photos/
(2)Aimé Césaire: Discurso sobre el colonialismo. Ed. Akal, Madrid 2006.
(3)http://www.publico.es/espana/401577/globalicemos-la-plaza-tahrir-globalicemos-la-puerta-del-sol
La Haine

Etiquetas:

24 Comments:

Anonymous Alejandro said...

compañeros, cuales son exactamente las declaraciones de Galeano encontra de Gadaffi. ojala alguien me pudiera dar la referencia exacta porque es un escritos que siempre he admirado mucho, entendiendo que no es M-l, y me provoca una gran decepcion lo que he leido.

2:24 p. m.  
Blogger Blogchevique said...

Debes de preguntar al autor de tan brillante y necesario artículo que te responda con precisión. Nosotros no tenemos respuesta. Aunque es evidente que Galeano no va mas allá de un elegante y refinado fustigador de los males del imperialismo. No es ningún revolucionario ni defensor de un orden social justo, es decir del socialismo ni del marxismo leninismo, a diferencia de otros grandes literatos latinoamericanos como Nicolás Guillén, César Vallejo, Pablo Neruda, Roque Dalton, Aníbal Ponce y otros.
CS

2:54 p. m.  
Blogger Iber said...

Es interesante este artículo porque demuestra cómo desde el sistema capitalista se generan respuestas “para todos los gustos” pero que en definitiva justifiquen el mismo proceso colonizador. Si eres de derechas Gadaffi era un perro loco antiguo aliado de los comunistas; si eres de izquierdas Gadaffi era un supuesto revolucionario que a la hora de la verdad se abrazaba con Berlusconi. Sin duda se trata de una estrategia de manipulación urdida gracias a la izquierda más domesticada que ha asumido como suyos todos los topicazos de la sociedad que, supuestamente, pretende transformar.

No tengo la más mínima duda respecto de esta estrategia, sin embargo creo que desde nuestro bando también se ha aplicado el rasero de las medias tintas creyendo, digo yo, que denunciar o, cuanto menos, no olvidar los crímenes cometidos por uno u otro dirigente vamos a justificar una invasión. Yo a Gadaffi no tengo nada que reprocharle, no tengo constancia de ningún genocidio cometido por él, si bien hay pruebas de que el bombardeo que supuestamente ordenó contra su pueblo no fue tal ni se cometió en Libia. Sin embargo con otros líderes como por ejemplo Sadam Hussein me sorprende que se tape el asunto de las masacres de kurdos e incluso de comunistas irakíes, masacres que se multiplicaron por mil de parte de los imperialistas.

Me gustaría saber la opinión de las guerrillas comunistas kurdas al respecto.

No pretendo quitarle el mérito al dirigente irakí como representante de un Estado soberano que hizo frente a una agresión imperialista, lo único que pretendo es señalar que hay que mantenerse crítico en todo momento aún cuando mantengamos nuestras posiciones. Desde luego antes prefiero a Sadam que al Estado colonial de ocupación que vino después, espero que se note bien el matiz, no quiero a Sadam sino que prefiero a Sadam. Esto lo digo también porque queda un poco extraño leer aquí cómo se ensalza a ciertos líderes para denostarlos más tarde cuando se les acaba viendo el plumero, cosa que ocurrió aquí con los ayatolas.

En cualquier caso mi crítica irá siempre hacia los ayatolas iraníes, hacia Sadam Husseín y puede que hacia a algún otro, líderes todos ellos que, aunque no me gusten, los prefiero a la dictadura militar de las multinacionales que nos deparan las “democracias” capitalistas.

Y todo sea dicho, no es el caso de Gadaffi, fue un líder que apolló a los movimientos de liberación de toda África. No tengo ni idea de qué necesidad había de perpetrar la masacre de Lockerbie, de autoría reconocida e indemnizada por Libia. Sin embargo, a pesar de ese punto oscuro, yo quisiera, ante todo, rescatar el gran proyecto emancipador de Gadaffi, el de la creación de una África unida, desarrollada, con unas fuerzas armadas y una divisa comunes para todo el continente afín de convertir al continente más atrasado en una potencia desarrollada y dueña de sus propios recursos.

Hoy Gadaffi es un cadáver escondido cobardemente en el desierto, mañana será el símbolo de un pasado mejor. El futuro de África depende de que su proyecto sea restaurado.

11:47 p. m.  
Blogger Iber said...

Os paso un vídeo interesante. Os lo advierto, el locutor es un personajillo muy raro, amigo de conspiraciones absurdas de illuminatis, masones y demás chorradas, sin embargo sus datos sobre Libia parecen interesantes como lo del funcionamiento del banco libio y los datos del nivel de vida: http://www.youtube.com/watch?v=fZfDCIETsb4&feature=related

12:03 a. m.  
Anonymous Tovaritx said...

Genial Esclusa, cmo siempre. UIno de mis articulistas favoritos.

Por otro lado os comento que GARA sacó una esquela de Gadafi cuando cayó asesinado.

http://neguajoanda.wordpress.com/2011/10/23/esquela-gadafi-gara/

Y os comento que ya hay rtraducciñon al euskara de los fundametos del leninismo de Stalin, hecho por Temolando el Acero.

www.librosml.blogspot.com

3:19 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Gracias camaradas de CS por la publicación del artículo.

Respecto al comentario de Alejandro, aclarar que el manifiesto de tintes anti-Gadafi y otanistas que firma Galeano lo pueden encontrar en la nota 2 del artículo, donde se dice: "Inspirados en nuestros hermanos y hermanas en Túnez, Egipto, Libia, Siria, Bahrain, Palestina-Israel, España, Chile y Grecia, también exigimos un cambio de régimen: un cambio de régimen global." "Las instituciones internacionales no democráticas son nuestro Mubarak global, nuestro Assad mundial, nuestro Gaddafi internacional". Galeano, que por otra parte es un excelente escritor, ya se había desmarcado anteriormente en momentos determinados como los 3 fusilamientos que hubo en Cuba en el 2003 o promoviendo el apoliticismo de los movimientos. Supongo que las editoriales tienen en cuenta la militancia de cada uno en el momento de publicar.

Un saludo camaradas

3:48 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Éste es una artículo excelente, que llama las cosas por su nombre.
Estoy de acuerdo, la izquierda otanista ha sido cómplice en la destrucción de Libia y en el inhumano
asesinato de su líder. Le ha hecho un trabajo impagable a este sanguinario imperio contribuyendo a desorientar a gente de buena voluntad que de otra manera hubieran sido activas contra este monstruoso crimen. Sobre todo creo que han demostrado su poca humanidad y categoría moral: aunque Gadafi hubiera sido un demonio (que no lo era) las miles de pobres gentes asesinadas y un próspero país destruído les tenía que haber revuelto las entrañas. Pero se han quedado indiferentes.
Pienso que Gadafi ha demostrado su superioridad sobre estos charlatanes inútiles elegiendo valientemente morir junto a su pueblo.

4:33 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Hombre, Albert, no compares a Gadafi con el Che, no jodas. Así sólo demuestras no conocer la historia de Muammar el Gadafi, que tuvo muchas luces pero también muchas sombras.

5:39 a. m.  
Anonymous Hernán said...

Suscribo la mayoría de lo que dice este señor.

7:02 a. m.  
Blogger FEPETE said...

Y, por supuesto, revisad este excelente artículo de alguien que ya no está entre nosotros:

superdemonio.wordpress.com/2011/03/23/gasolina-para-el-fuego-la-falsa-izquierda-y-el-imperialismo-humanitario/

12:29 p. m.  
Blogger FEPETE said...

Iber, te recuerdo que está demostrado que lo de Lockerbie y lo de la discoteca de Berlín fue obra de la CIA. Por otra parte, hay muchos tópicos negativos sobre la República Islámica de Irán que deberían ser derribados inmediatamente.

Por último, me parece más que acertada la comparación entre Gadafi y el Che. Un saludo de Federico.

4:18 p. m.  
Blogger Hernán said...

Aníbal Ponce... yo hace unos años leí dos libros suyos: Humanismo burgués y humanismo proletario, y Educación y lucha de clases. Sin dudas un intelectual muy lúcido, pero que pasó casi sin pena ni gloria, y no tuvo gran trascendencia, porque además se exilió durante la Década Infame, se fue a enseñar a México y murió muy joven por un accidente de tránsito. Era un gran entusiasta de la obra de Stalin. Había hecho un viaje a la URSS en los años 30 y quedó muy bien impresionado. En esos dos libros que leí, él hace toda una historia de la educación a través de una periodización evolucionista clásica de los sistemas económicos (esclavitud, feudalismo, capitalismo, socialismo), y rescata por ejemplo la idea del hombre pleno, no atado a la explotación capitalista y por lo tanto libre para dedicarse al trabajo pero también a als tareas intelectuales. Quedó muy impresionado con el trabajo voluntario y voluntarista en la URSS (Stajanovismo), y ahí relata cómo los estudiantes formaban brigadas voluntarias para ayudar en la construcción del metro de Moscú, y además hacían el trabajo en tiempo récord.

También critica a los anticapitalistas reaccionarios, aquellos nostálgicos que se oponían a la Revolución Industrial por la forma en que esta arrasó con las formas de vida y de pensar tradicionales, aquellos que criticaban el auge de la máquina y el olvido de lo espiritual. Pero en mi opinión comete el error de llamarlos "intelectuales burgueses". Los pone con nombre y apellido: Bergson, Spengler, Gina Lombroso... (yo agregaría Peguy, Sorel en sus últimos años, Maurras...). Estos teóricos que se quejaban de "la máquina" y añoraban "lo espiritual", los pesimistas, los decadentistas, no eran teóricos de la burguesía, sino al contrario. Los verdaderos teóricos de la burguesía eran los positivistas, los evolucionistas, los que confiaban en el progreso y justificaban todo a costa de él, los darwinistas sociales. Creo que ese es un vicio el de calificar cualquier cosa como "burguesa", como los que califican de "pequeño-burgueses" a los gobiernos que sí, se oponen a la burguesía, y sí, se apoyan en la clase obrera, y sí, despiertan el odio de la pequeña burguesía, peeeerooo, cometen la gran herejía de no declararse marxistas, y por lo tanto tienen que ser "burgueses" en alguna medida. No es el caso de los anticapitalistas reaccionarios, pero vale la comparación ya que la reacción de algunos marxistas es la misma al calificarlos de "burgueses" automáticamente.

5:28 p. m.  
Blogger Hernán said...

En cuanto a su análisis del mundo antiguo (Griego y Romano), se centra en el tema de la esclavitud y en un análisis economicista. No aparece, por lo tanto, el factor político. Si lo tomara en cuenta, las cosas aparecerían mucho más claras. Dice por ejemplo que para los romanos la retórica era la virtud suprema. ¿Para quienes, para todos los romanos, siempre y en todo lugar? Si hubiera tenido en cuenta un factor político, se hubiera dado cuenta que la retórica era la virtud suprema para los arribistas y nuevos ricos como Cicerón, que se convirtieron en abogados de la oligarquía romana. Sin embargo Ponce toma a Cicerón como una fuente más, y sólo lo menciona anecdóticamente para citar algúna trivialidad en particular. He aquí entonces, otro defecto. Y me detengo aquí. Yo me decepcioné al enterarme de que Ponce era "mitro-marxista". Mitro-marxista es aquél marxista argentino que toma como verdadera la historia oficial mitrista (de Bartolomé Mitre, político unitario y padre de la historiografía liberal-oligárquica), la toma como base de sus análisis y no la cuestiona para nada. Desgraciadamente, todos los primeros historiadores marxistas argentinos estaban enfermos de mitrismo, y por lo tanto todas sus conclusiones estaban equivocadas, porque tomaban como única y verdadera una historia parcializada y fabricada por la oligarquía argentina. Es lo que aquí ocurre con Ponce. Le ocurría al hablar de historia argentina, y le ocurre aquí al hablar de historia romana. Toma como fuente neutral a un abogado de la oligarquía romana, porque desconoce las luchas políticas que conmovieron a la República romana. Se centra en el análisis económico de la esclavitud, criticándola al mismo tiempo desde un moralismo anacrónico, y olvida las luchas entre populares y optimates que dividieron al país por siglos. Lo mismo trasladado a Argentina: los mitromarxistas asumían argumentos darwinistas y positivistas similares a la dicotomía "Civilización o Barbarie" creada por Sarmiento, y de esa manera ignoraban las luchas políticas propias del país, entre unitarios y federales, que dividieron al país por décadas (y por motivos económicos, ni más ni menos), zanjando la discusión mediante la aceptación sin chistar de las tesis unitarias. Resultado: incomprensión total del país. Creo que en este caso, el tema viene a cuento ya que estamos hablando de la izquierda que es servil al imperialismo porque acepta todo el relato mediático-hegemónico que justifica a la OTAN. También sirve para conocer un poco mejor los dilemas políticos de esta Argentina.

5:29 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Gadafi jamás fue un dictador.

12:25 p. m.  
Blogger Iber said...

FEPETE: Puedes darme esas pruebas?? lo digo porque es un poco raro que, siendo la CIA, Libia reconociera su autoría e indemnizara a las víctimas.

Yo de momento no he encontrado ningún argumento a favor de los ayatolas aparte de que le hagan frente al imperialismo euro-americano... y tampoco es que sean un referente en este sentido, tal y como se puede ver con sus declaraciones respecto de la invasión de Libia.

El enemigo de nuestro enemigo es nuestro amigo, pero no necesariamente un ejemplo a seguir.

Yo sinceramente espero que alguna vez caiga el régimen iraní, pero porque así lo quiera el pueblo trabajador de ese país. Solos, sin intervención occidental, sin la OTAN y para construir un régimen que siga haciendo frente al imperialismo pero sin los atrasos que supone un régimen teocrático como el que tienen actualmente.

10:38 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

COMPAÑEROS, hAY UN IMPERIALISMO, bien definido (USA-OTAN) Ellos son la máxima representación del CAPITALISMO, y su sistema cada vez más baja que sube, está en declive. Hoy en su desesperación, que no puede controlar a un mundo que tiende a liberarse y que su sistema no puede solucionar los grandes problemas de la humanidad, como las guerras (gran negocio), el hambre, el desempleo, la contaminación, la explotación humana, etc. CON TODO EL CINISMO Y DESCARO EJERCE VIOLENCIA TERRORIFICA, MATA POR CIENTOS DE MILES DE SERES HUMANOS ,todo por cuidar sus intereses, continúa esta OLIGARQUIA SIN LA SENSIBILIDAD, PROPIA DE LA PSICOPATIA. DOMINANDO COMO LOCOS ASESINOS. Por lo dicho, CONSIDERO NO HACER EL JUEGO AL IMPERIALISMO (USA-OTAN). YA SE HA DISCUTIDO AQUI, que todos los partidos socialistas, comunistas, sus dirigentes HAN TENIDO PEQUEÑOS Y GRANDES ERRORES, Y nos hemos puesto a pelear como si fueramos estudiantes secundarios o de universidad entre ISQUIERDISTAS, ENTRE NOSOTROS MISMOS. Y PERDEMOS EL OBJETIVO Y LA REALIDAD DE QUE TENEMOS UN ENEMIGO COMUN, que está destruyendo a la humanidad y la tierra, ese es el IMPERIALISMO (USA-OTAN)que ha llegado a dominar, a la misma ONU, TRIBUNAL INTERNACIONAL DE JUSTICIA, SON DUEÑOS DEL BANCO MUNDIAL Y DEL FMI. DOMINA al CONSEJO DE SEGURIDAD DE LA ONU, ETC.
NO PODEMOS QUEDARNOS CALLADOS, ANTE LA BESTIALIDAD TERRORIFICA DE LA OLIGARQUIA (USA.OTAN) sobre cualquier pueblo, Estos en IRAK han ocasionado ya más del millon de asesinatos y siguen allí metidos, VIOLANDO TODOS LOS DERECHOS HUMANOS E INTERNACIONALES. Algo similar ha pasado en PANAMA, aFGANISTAN, Ahora en LIBYA esa guerra que la hizo el imperialismo y todos SABEMOS LOS MOTIVOS, van más de 50.000 muertos, NO HAY JUSTIFICATIVO ALGUNO PARA ESTE GENOCIDIO, El imperialismo, la ONU, ellos nunca van a querer las soluciones pacificas, POR FAVOR, para ellos la GUERRA ES SU GRAN NEGOCIO,Incluyendo RUSIA Y CHINA, ES LA VIDA DEL CAPITALISMO. EL LIDER GADAFY, todos lo hemos visto y sabemos que gozaba del apoyo mayoritario de su pueblo, y cuantas veces retó para las elecciones con supervisores internacionales y el imperio nunca quizo. , porque sabían que GADAFY GANABA. El lider pudo haber tenido sus errores,y tendría sus razones, ante la embestida permanente del terrorismo internacional (USA-OTAN-ALQAEDA-SIONISMO) infiltrandose en el pais cada vez y sin la proteccion de la UNION SOVIETICA. Y que tal de los grandes aciertos en el desarrollo de su pueblo, de la solidaridad, ec, y sobre todo LA DEFENSA HEROICA DE NO ENTREGAR EL PETROLEEO NI PERMITIR QUE SE HAGA UNA COLONIA LIBYA DEL IMPERIALISMO, Nadie, de estos comunistas fuleros, europeos, ni de otra indole de isquierdistas hipócritas, insensibles ante el terrible bombardeo asesinando decenas de miles de mujeres y niños, NADIE DE ESTOS RESPETO LA OPINION DE LA MAYORIA LIBYA Y SU DERECHO A DEFENDER SU PATRIA, SU DEMOCRACIA, SU LIBERTAD, asi sea con errores pero era lo suyo, PORQUÉ TIENEN QUE IMPONER UNA DEMOCRACIA OCCIDENTAL, QUE NO SIRVE? pasan diviendose y peleandose y obstruyendose entre si, para muchos la DEMOCRACIA LIBYA DE LA REVOLUCIÓN VERDE ES MUCHO MEJOR, QUE LA DEMOCRACIA OCCIDENTAL, Los libyos se manejan por tribus, enviando sus delegados al total de 1500 en sus elecciones legislativas,y ya tocaba para este año 2011, y bueno si habria que cambiar algo, pues tiene que hacerlo el pueblo LIBYO, pacíficamente. Claro, como todo FUE PREPARADO MUCHO ANTES, SOLO ESTABAN ESPERANDO COMO LOS GALLINAZOS, AL ACECHO, para INFILTRARSE , DESESTABILIZAR, el resto lo hace los medios de comunicación capitalistas, como a todos nos consta,la estrategia, FUE TAN CINICO EL ASUNTO , que la ONU, TOMO RESOLUCIONES DE INTERVENIR SOLAMENTE EN BASE DE LA PRENSA. Que irresponsabilidad, de estos asesinos, nunca mandaron una comision a investigar, lo hicieron ,pero después cuando el imperio ya estaba con luz VERDE A INTERVENIR.

10:59 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

NO PODEMOS QUEDARNOS CALLADOS, ANTE LA BESTIALIDAD TERRORIFICA DE LA OLIGARQUIA (USA.OTAN) sobre cualquier pueblo, Estos en IRAK han ocasionado ya más del millon de asesinatos y siguen allí metidos, VIOLANDO TODOS LOS DERECHOS HUMANOS E INTERNACIONALES. Algo similar ha pasado en PANAMA, aFGANISTAN, Ahora en LIBYA esa guerra que la hizo el imperialismo y todos SABEMOS LOS MOTIVOS, van más de 50.000 muertos, NO HAY JUSTIFICATIVO ALGUNO PARA ESTE GENOCIDIO, El imperialismo, la ONU, ellos nunca van a querer las soluciones pacificas, POR FAVOR, para ellos la GUERRA ES SU GRAN NEGOCIO,Incluyendo RUSIA Y CHINA, ES LA VIDA DEL CAPITALISMO. EL LIDER GADAFY, todos lo hemos visto y sabemos que gozaba del apoyo mayoritario de su pueblo, y cuantas veces retó para las elecciones con supervisores internacionales y el imperio nunca quizo. , porque sabían que GADAFY GANABA. El lider pudo haber tenido sus errores,y tendría sus razones, ante la embestida permanente del terrorismo internacional (USA-OTAN-ALQAEDA-SIONISMO) infiltrandose en el pais cada vez y sin la proteccion de la UNION SOVIETICA. Y que tal de los grandes aciertos en el desarrollo de su pueblo, de la solidaridad, ec, y sobre todo LA DEFENSA HEROICA DMe decepcionan estos señores GALEANO, RAMONET, de CHOMSKY ya tenía mis sospechas, son teoricos nacidos en cuna de oro. MI señor DIOS , dijo " no confies en los hombres, confía en MI " o podría decir " mi perro es mas fiel que uno de estos " . EL DESTINO LO TENGO BIEN CLARO, la humanidad seguirá liberandose, el capitalismo será desplazado,porque ya no da más. LIBYA , VOLVERA A SU SOCIALISMO MAS RENOVADO , y su muerte, es el grano de maiz DIALECTICO, que ya está germinando para las nuevas revoluciones futuras, un SOCIALISMO CON MEZCLA DE ISLAMISMO PACIFICO. No olviden, no caigan en la trampa, los latinoamericanos hemos sufrido mucho, lo conocemos en algo al MONSTRUO APOCALIPTICO OLIGARQUICO IMPERIALISTA, hablo de la oligarquia yanque y europea, no estoy en contra de los pueblos pobres de USA y EUROPA, bien claro. Esos pueblos tambien harán sus revoluciones en contra de sus elites asesinas capitalistas y monarquicas.

11:05 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Gadafi no fue un dictador, y casi con toda probabilidad sigue físicamente vivo.

6:00 a. m.  
Anonymous Francesc 57 said...

Creo que es hora de llamar a las cosas por su nombre. Realmente, ¿quiénes sos esta "izquierda" otanista? En primer lugar, la socialdemocracia, los mamporreros de la burguesía; en segundo lugar, una serie de intelectualoides y actores-artistas que se creen por encima del pensamiento tradicional de izquierdas, que se creen por encima del bien y del mal, que piensan que el resto de la humanidad tiene que seguirlos ideológicamente porque somo incapacitados intelectualmente; en tercer lugar, toda esa pléyade de "progres", "seudoprogres" y "giliprogres", que creen que las políticas socialdemócratas son lo más progresista del mundo, que los comunistas somos una pandilla de sectarios iluminados que sólo sabemos defender "dictaduras", y finalmente, la extrema izquierda, que al fin y al cabo, con sus planteamientos no dejan de dar alas al imperialismo. Seguro que me dejo algunos. Pero para mí, toda esta gentuza no son izquierdas. Me suena mal que se llame izquierda pro-OTAN, porque si están con la OTAN están con el imperialismo, y si están con el imperialismo jamás pueden ser de izquierdas.

7:33 a. m.  
Anonymous Hernan said...

Amigo Iber, ¿cómo estás, tanto tiempo? los comapñeros de CS hicieron hace más de un año un post en donde hablan de Irán. Y no defienden precisamente a los Ayatolas, como vos decis. http://civilizacionsocialista.blogspot.com/2010/02/porque-la-revolucion-popular-irani-de.html
Mirá los comentarios, especialmente los de Voivoda y el de Guillén, que aportan luz sobre el problema.
Espeor que te sirva como respuesta.
Saludos

10:56 a. m.  
Blogger Blogchevique said...

Agradecemos realmente el verdadero ensayo crítico del amigo Hernan por un sabio marxista leninista argentino digno de toda admiracion, Anibal Ponce. Fundamentalmente recomendamos las dos obras que cita Hernan:Humanismo burgues y humanismo proletario y Educacion y lucha de clases. No está olvidado y se reeditan periódicamente estas obras. Engrandece la ciencia ML latinoamericana y caribeña junto a sabios y revolucionarios practicos como Mariátegui, Mella, Che Guevara, Marinello, Fonseca, Raúl Valdés, Brito Figueroa, Mauro Marini, José Sotomayor muerto recientemente, Cheddi Jagan, Walter Rodney y muchos otros. Gracias sinceras, Hernan.
CS

5:23 a. m.  
Anonymous Hernán said...

No hay por qué.
Un abrazo!

10:16 a. m.  
Anonymous ALERTA ROJA said...

El pueblo libio vive una pesadilla luego de haber logrado con la Revolución Verde los mayores indices de esperanza de vida, la más alta de África continental de 77,65 años, el PIB per cápita más alto del continente africano y el primer puesto en índice de desarrollo humano de África.

Léelo completo: http://alertaroja.net/index.php/alertaroja/2011/10/21/cual-sera-el-futuro-de-libia

1:11 a. m.  
Anonymous Hernán said...

"Hemos dicho que la situación de anarquía originada en los desmanes oligárquicos sólo puede liquidarse mediante la dictadura popular. Cualquier otro arbitrio resultaría ilusorio, desde el momento que las camarillas usurpadoras están siempre dispuetas a resistir por la fuerza de las armas, contra la cual no valen pronunciamientos electorales sino una fuerza mayor. (...) En su acción revolucionaria el poder cesáreo representará la voluntad del elemento fundamental de las sociedades, del demos fecundo, en cuyo seno se reclutará el nuevo personal directivo. No será, pues, opresor, sino libertador; o mejor dicho, será opresor de una minoría para libertar a la masa del pueblo. La fuerza de que está armado la utilizará para reprimir la resistencia que, en defensa de sus privilegios, le opondrán los oligarcas bajo la invocación mentirosa y confusionista de las libertades republicanas."

Díganme, amigos, si ese fragmento que acabo de transcribir no contiene, salvando las distancias, conclusiones similares a las de Karl Marx ("dictadura del proletariado"). Luego les diré a quién pertenece y les contaré un poco la historia de eso.

10:03 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home