Nuestra lucha no se trata de una mera elección estrecha entre opciones electorales dentro del actual régimen, sino de apostar por formas de organización económica y espiritual, cualitativamente superiores a la civilización burguesa, donde se garantiza la emancipación del proletariado y la democracia real. Es la lucha popular por la conquista de la civilización socialista, partiendo del estudio científico de las bases materiales que lo posibilitan y con el objetivo último del comunismo.

[Automatic translation: EN]
[Traduction automatique: FR]

9 de agosto de 2010

Desvelado misterio en el Comité Central

Se reconoce a tres canallas: Gorbachov, Yeltsin y Shevarnadze

El comunista norteamericano Roger Keeran señala en una nota que el antiguo dirigente soviético Igor Ligachev ha revelado en su libro de memorias (publicado bajo el título Inside Gorbachev's Kremlin: The Memoirs of Yegor Ligachev) el misterio de cómo el criminal Gorbachov y su grupo de renegados pudo destruir libremente el Partido y la Unión Soviética sin que el Comité Central reaccionase ordenando la destitución inmediata y encarcelamiento de los traidores.
Ligachov como segundo líder máximo apoyó las primeras reformas como la apertura, libre discusión y tecnología moderna, pero se opuso firmemente al curso contrarrevolucionario de la perestroika. Pero Ligachov quedó preso de su propia deferencia hacia el líder máximo y de su propio compromiso con el centralismo democrático y fue incapaz de organizar una resistencia eficaz para derrotar a la camarilla contrarrevolucionaria dirigida por Gorbachov, el jefe de ideología Yakovlev, el ministro de exteriores Shevarnadze, Evgueni Primakov y otros.

Se limitó a escribir una larga carta al traidor en la que exponía sus preocupaciones. Obviamente Gorbachov la archivó y se negó a darla a conocer al CC ¿Cómo fue tan ingenuo Ligachov para pensar que el propio verdugo de la URSS iba a rectificar con una simple cartita?

Ligachov debía de hacer levantado al CC, al Partido, al Ejército y al Pueblo multinacional para defender la sagrada patria socialista. Al no hacerlo a él también le corresponde una gran responsabilidad en su destrucción.

ver nota en http://resistir.info/eua/keeran_03mai10.html

Etiquetas:

10 Comments:

Anonymous Anónimo said...

No creo que podamos asegurar a estas alturas que la responsabilidad de la caída de la URSS reside en que no se dio a conocer una carta. La URSS lastraba ya claras tendencias hacia la descomposición, fruto de 30 años de revisionismo y desmontaje de la dictadura del proletariado y la planificación socialista. Además, dos años antes de la caída de la URSS, los comunistas que quedaban en el PC chino demostraron que es posible detener un proceso de liquidación abierta y descarada del socialismo, tomando el toro por los cuernos y sacando al ELP a la calle contra los acólitos de la CIA.

7:57 a. m.  
Blogger camponotus said...

Si, creo que la intervención del Ejército chino en los llamados "acontecimientos de Tiannanmen", fueron decisivos para evitar una descomposición del pais, tal como posteriormente ocurrió en la URSS.
Fue una crucial intervención que evitó una verdadera tragedia en el Gigánte Asiático gracias a la cual, China está inmersa hoy dia en un proceso de grandes cambios dirigidos y controlados por el PCCh. Ello demostró que la dirección china era mas sólida garante de los intereses de su pais que la dirección soviética, liquidadora y al servicio del imperialismo (destruyendo el Pacto de Varsovia que permitió el rápido avance de la OTAN ).

Seguramente debe ser cierto que el PCUS hacía tiempo que estaba carcomido por la degeneración en sus filas, pues resulta verdaderamente impensable que llegaran a la cima tantos y tantos traidores (yo diría, que verdaderos agentes al servicio de Washington hasta el punto de que, en la práctica, es como si Gorbachov y Yeltsin hubieran sido los mejores agentes secretos de la historia, pues llegaron a la cúpula máxima del pais contra el que trabajaban).
Y esa gravísima degeneración evidencia una falta total de control de las bases o una burocratización alejada de la realidad del pueblo.
Pero, contradictoriamente, estoy convencido de que en la URSS el poder era del pueblo: la neutralidad de éste permitió hacer a los traidores. Por eso, cuando las masas trabajadoras soviéticas den por terminada esa neutralidad que aún se mantiene ( el inmenso proletariado soviético todavía no ha entrado en acción ), recuperarán el poder. Y cuanto antes se doten de la organización necesaria para ello, con menos sacrificios conseguirán sus objetivos.

El borracho de Yeltsin ya se ha librado, pero los demás canallas traidores comparecerán por alta traición ante el tribunal del pueblo. Y hay que añadir a la lista de bellacos a los firmantes del acuerdo de Belobezh que, ademas de Yeltsin, fueron el Presidente de Ucrania Kuchma y el de Bielorusia, Suskievich.

10:15 a. m.  
Blogger camponotus said...

Perdón, el presidente de Ucrania era Leonid Kravchuk, no Kuchma.

1:38 p. m.  
Blogger RAFAEL ANTONIO said...

Pluscuamperfecto y brillante, como siempre, el analisis de camponotus...de todas maneras en esta ocasion hay algo que no me acaba de cuadrar, y es que si realmente el poder estaba en manos del pueblo sovietico ¿Por que se mantuvo neutral y no reacciono como se supone que tuvo que reaccionar si apoyaban la continuidad del regimen sovietico? ¿Por miedo? ¿por confusion tal vez?

3:47 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Tal vez los 30 años de revisionismo tuvieran su efecto en forma de pasividad y apatía en las masas.

2:51 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Hay otra faceta de Ligachov, el del antiestalinista más radical, tal y como explica en sus memorias (Yegor Ligachev. Inside Gorbachev Kremlin's. Pantheon Books, New York, 1993):

"Stalin provocó en los años treita artificialmente el hambre entre los campesinos para liquidar las explotaciones individuales e implantar la colectivización universal" p.393.

"En los años 30, Kolpashevo fue notorio por las cámaras de tortura del NKVD de Yezhov y Beria" p.257

"La gran tarea cívica de recordar a las víctimas del estalinismo estaba enlazada con mis experiencias personales." p.258

"Como primer secretario del comité provincial del Partido, visitaba frecuentemente la región de Narym. En 1977 propuse la idea de hacer en Narym un museo histórico dedicado a salvar la memoria de todos los condenados, desde los Decembristas hasta los represaliados por Stalin". p.266.

4:20 a. m.  
Blogger camponotus said...

Podríamos pensar que los trabajadores soviéticos tenían el poder económico y social. Las empresas, fábricas y la tierra eran suyas a traves de la propiedad colectiva, pero no tenía el poder político. ¿Porqué estaban en el mando los canallas de Belovezh? Hicieron caso omiso a la voluntad de los pueblos soviéticos, manifestada masivamente en referendum celebrado poco antes, de mantener la Unión. Actuaron a espaldas del pueblo y contra su voluntad. No hubo ni una sola movilización antisoviética sobre la que los traidores se pudieran haber apoyado. Las fuerzas exteriores anticomunistas no lograron organizar absolutamente a nadie contra el Estado Soviético en el interior del pais (contrariamente a lo ocurrido en Polonia, donde lograron crear el "sindicato solidaridad")
Pero igualmente, por parte de las masas trabajadoras no hubo actuaciones amplias contra la traición, hubo pasividad, neutralidad, dejaron hacer sin oponerse activamente. ¿Porqué? ¿Acaso confiaban en sus dirigentes?
Tal confianza podría mantenerse un cierto tiempo pero ¿se puede confiar en quien no hizo el menor caso al resultado del referendum?
No creo que el tema de la "confianza" sea relevante.
Podrámos pensar que el problema sustancial fue el de la propiedad y el de la organización del Estado Plurinacional.

En Belovezh se engañó al pueblo haciendo creer que solo se transformaba, no que se destruyera la URSS: ésta pasaba a llamarse CEI (Incluso se propuso el nombre de Unión de Republicas Soberanas, que en ruso quedaba CCP, para mejor confundir a las masas ). Los traidores veian ésto como un paso hacia la destrucción de la propiedad colectiva, un avance de la burguesía mundial para hacerse ellos directamente ricos propietarios, pero de eso, evidentemente, no dijeron nada. Eso fue viniendo despues.

La propiedad pública la apoya el pueblo, pero para crear un vínculo en su defensa tan fuerte como la privada, necesita de una alta concienciación social y de mecanismos en SU DEFENSA ESPECIFICOS. La sociedad soviética no percibió que la propiedad colectiva de que disfrutaba estaba en peligro, que para abolirla solo hacía falta que un puñado de sinverguenzas llegara al mando y diera el "decretazo del siglo".

Tras varias generaciones viviendo en el sistema soviético, es facil imaginar al pueblo disfrutar de su colectividad, pero ¿con conciencia de ello y entusiasmo en su defensa? ciertamente no había.
El Estado Socialista se fue construyendo sin preveer mecanismos de defensa populares frente a la degeneración del Partido y cuando éste fue copado por elementos antisoviéticos, faltó la organización que los contrarrestara ¿Un Partido paralelo? ¿Un ejército popular independiente del mando político? ¿La NKVD quizá o el SMASH (Muerte a los fascistas, organización secreta de vigilancia a los mandos militares durante la guerra mundial).
Seguramente es mas fácil aún: el Poder Soviético solo ha sido desplazado como una fluctuación contradictoria de la lucha de clases en una etapa que es el preludio de un gran avance histórico hacia el Comunismo como aún no podemos imaginar.

9:54 a. m.  
Blogger camponotus said...

No es SMASH, sino SMERSH (Смерть Шпионам, muerte a los espias).

1:52 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Nunca habrá perdón, para los criminales que destruyeron la Patria Socialista !!

NE ZABUDEM, NE PROSTIM !!

3:32 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

"Pero Ligachov quedó preso de su propia deferencia hacia el líder máximo y de su propio compromiso con el centralismo democrático...". Esto, en román paladino, significa que nadie se atrevía a criticar al Jefe, a todos los niveles, aunque éste se equivocase, y esa ausencia de posibilidad de crítica constructiva fué la que dinamitó el sistema por dentro, que fué víctima de sus propias reglas de poder. ¿Pudiera haber sido la cosa de otra manera? Me hubiera gustado que sí, pero al que se hubiera atrevido a criticar las deficiencias del sistema se le habría tachado automáticamente de revisionista o algo peor.

3:41 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home