Nuestra lucha no se trata de una mera elección estrecha entre opciones electorales dentro del actual régimen, sino de apostar por formas de organización económica y espiritual, cualitativamente superiores a la civilización burguesa, donde se garantiza la emancipación del proletariado y la democracia real. Es la lucha popular por la conquista de la civilización socialista, partiendo del estudio científico de las bases materiales que lo posibilitan y con el objetivo último del comunismo.

[Automatic translation: EN]
[Traduction automatique: FR]

11 de octubre de 2010

4 DE OCTUBRE, DIA DE LA MEMORIA A LAS VICTIMAS DE YELTSIN

Soviet Supremo en llamas bajo el ataque de los contrarrevolucionarios de Yeltsin
Resistencia soviética frente a la criminal contrarrevolución
Las masas moscovitas movilizadas en contra de Yeltsin y del capitalismo
Los defensores comunistas y patriotas del Soviet Supremo frente a las fuerzas criminales contrarrevolucionarias.
Pável Grachov, el perro sabueso de la oligarquía y de la CIA
Los bandidos de Yeltsin y Grachov agrediendo a soviéticos para imponerles el capitalismo criminal
El comunista Víctor Anpilov, uno de los organizadores de la defensa del Soviet en 1993.
Desde los primeros dias de octubre en muchas ciudades de la Federación Rusa se están celebrando mítines y concentraciones en recuerdo a los caidos en defensa del Soviet de la Federación Rusa, en los dramáticos acontecimientos que tuvieron lugar en Moscú durante la llamada Segunda Revolución de Octubre, en septiembre-octubre de 1993.

En la ciudad de Leningrado, el mitin fue el pasado dia 3, realizado en memoria de los que cayeron en la lucha contra la restauración capitalista, en el levantamiento popular en Moscú de 1993.

Aquellos terribles dias mostraron al mundo de qué bárbara manera fueron consolidando su poder quienes querían imponer el capitalismo a los pueblos soviéticos y mostraron cual es su concepto de democracia, cuando los tanques a las órdenes de Yeltsin, tras recibir autorización de Washington, dispararon contra los diputados del Parlamento de Rusia, elegidos según la ley al Soviet de la Federación Rusa y los miles de trabajadores que acudieron en su defensa.

Las acciones de condena y recuerdo a las víctimas en el 17 aniversario de la masacre se sucedieron en las ciudades de toda Rusia. En Leningrado, los comunistas organizaron una caravana de coches a lo largo de la Avenida Lénin y terminaron con un mitin en el Campo de Marte, donde se encuentra el Memorial a los caidos en la Revolución de Octubre de 1917.

Intervinieron miembros del PCFR y otras organizaciones populares de la ciudad, que relacionaron el triunfo del sangriento régimen de Yeltsin, con las actuaciones del actual gobierno ruso.

"La situación de crisis que atraviesa Rusia es consecuencia directa de los acontecimientos de octubre del 93. La situación actual nos muestra que el régimen de Yeltsin solo podía sostenerse sobre los escudos de sus fuerzas represivas (los OMON), los tanques de los traidores y la violación de la ley", indicó el segundo secretario del comité del PCFR de Leningrado. Al terminar el acto, los asistentes depositaron flores en el Memorial a los caidos en la Revolución de 1917 y 1993 en el que está escrito en piedra:

   " La voluntad de los tiranos es enfrentar a los pueblos unos contra otros.
     Pero tu te levantaste Peterburgo Trabajador y fuiste el primero en iniciar la
     guerra de todos los oprimidos contra todos los opresores, para así destruir
     la misma semilla de la guerra ".

Los héroes de octubre de 1993, que perdieron su vida en desigual combate en defensa del Soviet de Rusia, bajo las bombas de los tiranos de Yeltsin a las órdenes de Washington, nunca serán olvidados.

En aquellos acontecimientos, el que fue vicepresidente de Rusia desde julio de 1991 hasta el 4 de octubre de 1993, Alexander Rutskoi, fue nombrado Presidente de Rusia en oposición a Yeltsin, por el Soviet ( Parlamento ) de la Federación Rusa. Pero éste, contando con el apoyo de la OTAN y todas las cancillerías occidentales, decretó ilegal su destitución y el nombramiento de Rutskoi y ordenó a la milicia a su servicio rodear el Parlamento y detener al nuevo Presidente.

Durante varias semanas los diputados resistieron en el interior, cercados y sin electricidad, mientras que cada día la movilización popular en su apoyo iba creciendo rápidamente, hasta que decenas de miles de moscovitas, bajo la consigna de " Todo el poder a los Soviets ", consiguieron romper el cerco de las fuerzas especiales ( los odiados OMON ) y unirse a los defensores del Parlamento. En ese momento, el nuevo Presidente de Rusia hizo un llamamiento al pueblo a tomar los edificios públicos moscovitas. Las masas fueron tomando al asalto uno tras otro los edificios mas emblemáticos de la Capital rusa, entre los que destacaron la torre de televisión de Ostánkino (lugar dónde esa noche hubo feroces combates contra los blindados de Yeltsin ) y el edificio del COMECOM. Al mismo tiempo, Rutskoi exortó a todo el país a no obedecer las órdenes del borracho del Kremlim.

El ejército permaneció neutral en el enfrentamiento, hasta que la división Dzerzínskaya, estacionada en las afueras de Moscú, intervino en favor de Yeltsin y atacó fieramente a los leales al Soviet de Rusia, de los que perecieron mas de 300 defensores entre diputados, paramilitares comunistas, patriotas y civiles. Rutskoi, que era coronel de la fuerza aerea y con gran prestigio entre sus colegas por su actuación en Afganistán, llamó desesperadamente a la aviación a bombardear el Kremlim de Moscú, desde donde Yeltsin transmitía sus órdenes directamente recibidas de Washington, pero los mandos de la fuerza aerea le desoyeron.

Yeltsin se impuso con un baño de sangre. De los fieles a Yeltsin destacó el ministro de defensa Grachov, que tan solo exigió que la órden de bombardear el Parlamento le fuera emitida por escrito.

Si apenas dos años antes, en los acontecimientos de 1991,el lider del GKChP,  Yanayev, tembló a la hora de ordenar a las fuerzas leales que intentaban evitar la destrucción de la URSS, disparar contra las fuerzas movilizadas por la CIA y Yeltsin, por temor a causar víctimas entre civiles y militares, las fuerzas traidoras anticonstitucionales yeltsinistas y procapitalistas no dudaron un instante en disparar contra el pueblo de Moscú y causar una matanza. Pero Yeltsin desató su cruel furia contra el pueblo despues de recibir la aprobación del presidente norteamericano. Así fue y es la cobardía de los corruptos restauracionistas, fuertes contra su propio pueblo y sumisos ante sus amos de EEUU.

Pero la historia aún no ha terminado y el movimiento comunista, que crece sin parar en los territorios del Espacio Soviético, tomará buena cuenta del pasado para restablecer el Poder del Pueblo y hacer justicia con los políticos corruptos y los degenerados nuevos ricos que han amasado su fortuna sobre el robo y la expoliación de la propiedad colectiva que tanto costó levantar.

Sobre éste tema de los acontecimientos de octubre de 1993 se pueden ver videos en Youtube. Uno de ellos en el que se ve cómo las masas comunistas moscovitas desbordan uno tras otro los cinturones defensivos de las fuerzas especiales de Yeltsin, se puede ver tecleando en Youtube " Second October Revolution". También otros videos al respecto se pueden encontrar en " Battle for Ostankino
Aquí también hay buenas imágenes:http://www.youtube.com/watch?v=MwJg_XyAQaU 
Estimados camaradas, en éste enlace podeis ver el acto celebrado en Moscú en recuerdo y honor a los caidos en defensa del Soviet de Moscú.http://krasnoetv.ru/node/6735 

Etiquetas:

6 Comments:

Blogger Marx_Engels said...

Esta opinión va a ser controvertida, pero si un sector del PCUS no hubiera dado el golpe de estado fallido de agosto del 91, no se habría ilegalizado el PCUS, no habría desaparecido la URSS, se habría firmado el Tratado de la Unión que salvaba a la Federación socialista soviética y, sí, habría habido economía de mercado, pero con socialismo democrático.
Puede que no merezca la pena especular, pero ahora la tarea para los rusos y soviéticos es mucho más difícil. La antorcha roja de Petrogrado no ha dejado de iluminar en ningún momento todo el mundo. Viva la Revolución Socialista!!

7:18 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Realmente fue un intento desesperado, mal organizado, peor coordinado, con buena intención y fracaso completo. Probablemente el Partido tenía que haberse levantado en 1987-8 y sacado a Gorbi como un perro. en agosto 91 era demasiado tarde. Gracias por tu perspicaz comentario

12:47 p. m.  
Blogger camponotus said...

Todo indica que la acción del GKChP de agosto del 91 intentó evitar la disolución de la URSS, que ya estaba cantada, bendecida y organizada por EEUU, Alemania y Gran Bretaña. Éstos países ya habían pactado con Gorvachov, incluso le habían marcado, la línea a seguir.
Contra éstos planes intentó adelantarse la acción militar de agosto, cuyos actores contaban con información de que el proyecto de tratado de la Unión iba a ser modificado en el sentido que adoptó el acuerdo del bosque de Belobezh, en el que se firmó la disolución de la URSS, entre los presidentes de Rusia, Ucrania y Bielorusia.

Ciertamente, la acción del GKChP fue precipitada y mal dirigida, pero fracasó únicamente por el apoyo total que los servicios de inteligencia occidentales dieron a Yeltsin y su camarilla.

La falta de decisión de los líderes que intentaron defender la Unión Soviética, no fue el motivo del fracaso, sino que éste se produjo porque falló el arresto de Yeltsin.

Fracasado el intento de salvar la URSS, seguramente aceleró su fin, pero éste se hubiera producido de todas formas.

La brutal rapiña contra la economía soviética que siguió tras su disolución, es por todos conocida, pero inimaginable para muchos líderes que, en un principio, fueron colaboradores de Yeltsin( como Rutskoy), pero que posteriormente se volvieron contra él, literalmente aterrorizados por los métodos de devastación de la economía, impuestos por el capital occidental, a través de sus agentes en el Kremlim. La consecuencia fue la "crisis constitucional" de octubre de 1993 que, si en un principio fue "solo" un intento de librarse del odiado Yeltsin, se convirtió en un verdadero clamor popular contra la restauración capitalista. Si nadie en el ejército hubiera intervenido en la restitución de Yeltsin, las masas populares no se habrían limitado a librarse de ese bellaco, sino que habrían cambiado totalmente el curso de los acontecimientos futuros.

Es un error pensar que occidente solo quería derrotar el comunismo y liquidar el Pacto de Varsovia. Quería destruir la URSS y desmembrar Rusia, poner bajo control del Consejo de Seguridad de la ONU el mando de las fuerzas estratégicas rusas y liquidar totalmente éste país, al que tampoco quieren ni ver como potencia burguesa.
Y esa es la tarea que aún les queda por alcanzar.

2:26 p. m.  
Anonymous Nemo Starem said...

Muy cierto camarada.
Sin embargo los líderes del PCUS deberían haber puesto más énfasis en las movilizaciones masivas y el poder popular y menos fé en la lealtad del ejército y la burocracia.

Si tan solo los pueblos soviéticos, y tal vez especialmente el ruso, se hubieran dado cuenta de lo que les devendría luego de 1991...

5:03 p. m.  
Blogger Iosu Bisarionea 1960 said...

Este comentario ha sido eliminado por el autor.

4:55 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Todavía estoy aprendiendo de ti , pero me estoy mejorando . De hecho, me encanta leer todas las partes que está escrito en su blog.Maintain las historias que viene. Lo apreciado !

11:00 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home