Nuestra lucha no se trata de una mera elección estrecha entre opciones electorales dentro del actual régimen, sino de apostar por formas de organización económica y espiritual, cualitativamente superiores a la civilización burguesa, donde se garantiza la emancipación del proletariado y la democracia real. Es la lucha popular por la conquista de la civilización socialista, partiendo del estudio científico de las bases materiales que lo posibilitan y con el objetivo último del comunismo.

[Automatic translation: EN]
[Traduction automatique: FR]

5 de abril de 2010

Congreso de la Unión de Juventudes Comunistas de Cuba




Continuidad sin improvisación
Las palabras del delegado Héctor Gutiérrez cerraron la sesión plenaria del IX Congreso de la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC). Su primer tema aludió a la continuidad histórica, la cual, en su criterio, no es un asunto en el que quepa la improvisación.
«Sin dudas —expresó Héctor— este momento histórico es decisivo para la continuidad de un proceso glorioso de medio siglo y casi dos años, que a pesar de sus imperfecciones ha demostrado ante el mundo su valía.
«Todos coincidimos, añadió, en que hay que hacer más, en que hay que trabajar pecho a pecho para que no se detenga la nave de aquel 1ro. de enero del 59.
«El trabajo concreto no puede írsenos de la mano, y menos ahora que es cuando los valores materiales intentan superar los morales y los principios éticos».
El militante comunista recordó que «mantener la Revolución será tanto o más difícil que lo que costó hacerla en los tiempos de la Sierra, incluyendo la sangre derramada, porque los que la hicieron, esos que nos han traído hasta aquí, ya peinan canas, y por ley natural de la vida se deben ir físicamente antes que nosotros».

Ante tal realidad, comentó Héctor, teniendo a los líderes históricos «vivos y orientadores, con más firmeza que nunca», la juventud cubana debe ir a la raíz de los errores, analizar en qué se ha fallado, «y no con miedo a sabernos imperfectos sino con valor suficiente para combatir esos errores».
El delegado exhortó a «no dejar que las respuestas sigan colgando en las tendederas de los lemas, y no es que un discurso bonito no sea convincente, es que hay que ir a la verdad sin tapujos».

Más adelante aludió a la trascendencia de los valores, esos que nacen en la casa, en la familia, como arma poderosa para seguir perfeccionando la obra de la Revolución.

Sobre los dirigentes, Héctor Gutiérrez habló de la necesidad de elegirlos solo después de saber cómo estos piensan, de dónde vienen.

«Un cuadro sin resultados —afirmó— es un parásito haciéndole perder el tiempo a la Revolución, y esto es muy grande y ha costado mucho para seguir cruzados de brazos frente a los incapaces».
A modo de cierre definitivo de la sesión plenaria, la primera secretaria de la UJC, Liudmila Álamo Dueñas expresó que «desde cada lugar donde estemos, estaremos dispuestos a darlo todo por la Revolución y no como una mera consigna sino con el actuar cotidiano».
Seguidamente los delegados al IX Congreso juvenil aprobaron por unanimidad el informe central de la importante cita.
Ver texto completo en http://www.pcc.cu/php/noticias/noti_ampliada.php?id_noti=2223

Etiquetas:

5 Comments:

Blogger Agüará said...

Muy buena nota. Gracias!

9:25 p. m.  
Blogger RAFAEL ANTONIO said...

"Mas adelante aludió a la trascendencia de los valores, esos que nacen en la casa, en la familia, como arma poderosa para seguir perfeccionando la obra de la revolución".
Me a gustado sobremanera este párrafo, porque demuestra que el comunismo no esta en contra de la familia tradicional, como sostienen infinidad de mentes torticeras y simplonas, y que acusan a los comunista poco mas o menos de ser seres desarraigados y sin corazon, a los que les importa un bledo los lazos familiares, cuando en realidad es todo lo contrario.

3:28 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

bueno, eso de que los comunistas defienden la "familia tradicional" habria que hablarlo y muchisimo. Que en cuba, chinba y corea del norte se siga ese modelo no implica que sea correcto o totalmente acorde con la ideologia comunista. No creo que el tradicionalismo, y mucho menos el de la familia nuclear sea el ejemplo de vida en comunismo

3:23 p. m.  
Anonymous Nicolae said...

Parece difícil que, una vez alcanzada la era del Comunismo, se mantenga la familia tradicional o la familia.

6:50 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

EN CUBA NO HAY COMUNISMO, HAY SOCIALISMO Y POR LO TANTO LA FAMILIA COMO NUCLEO SOCIAL, PUEDE MANTENERSE Y DEBE RESPETARSE. POR FAVOR NO HAY UN MODELO UNICO DE SOCIALISMO QUE DEBE CLONARSE, UNA COSA ES HABLAR Y OTRA COSA ES VIVIRLO. COMUNISMO ES UN ESTADO MUY AVANZADO SON OTRAS CONDICIONES QU E TODAVIA NO LLEGAN Y NO EXISTE UN PAIS COMUNISTA HASTA AHORA, UTILIZEN BIEN LOS TERMINOS. PARCECEN ESOS PERIODIQUEROS QUE A TODO LO QUE ES DE ISQUIERDA O REBELION LE DICEN COMUNISMO.

12:34 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home