Nuestra lucha no se trata de una mera elección estrecha entre opciones electorales dentro del actual régimen, sino de apostar por formas de organización económica y espiritual, cualitativamente superiores a la civilización burguesa, donde se garantiza la emancipación del proletariado y la democracia real. Es la lucha popular por la conquista de la civilización socialista, partiendo del estudio científico de las bases materiales que lo posibilitan y con el objetivo último del comunismo.

[Automatic translation: EN]
[Traduction automatique: FR]

11 de agosto de 2010

La traición gorbachoviana creó el problema de Georgia

El Comité Central del PC georgiano soviético que cayó en manos de traidores.

Dos tiranos que destruyeron Rusia y Georgia: el antiguo "huesped" del Gulag Gamsajurdia y el agente de la CIA Yeltsin.
El traidor Shevarnadze adulando al patriarca cristiano georgiano.

Cada día que pasa Georgia se convierte en un problema mayor para su propio pueblo y los pueblos de la región. El imperialismo concentra sus fuerzas para hacer de ese país una agresiva colonia que amenaza a todos los vecinos. El tirano Shajashvili acaba de nombra ministra de economía a una ciudadana canadiense, Vera Kobalia, dueña de una cadena de panaderías y viceministro para Europa a un funcionario de una institución universitaria francesa, Thorniké Gordadze, probable agente de los servicios secretos imperialistas.

¿Quién es responsable de esta tragedia?
En gran medida la dirección gorbachoviana del PCUS que fomentó un nacionalismo burgués extraordinariamente xenófobo, antisoviético y proclive a convertirse en pelele imperialista.
Por un lado los gorbachovianos traidores que dirigían el Partido Comunista georgiano cuyo secretario general era, no lo olvidemos, el numero tres de la camarilla traidora, Eduard Shevarnadze y su jefe de ideología Vazha Gurguenidze, Alexander Chikvaidze y otros, atacaron la figura de Stalin, unánimemente amada por el pueblo georgiano favoreciendo el desarrollo de un nacionalismo anticomunista.
Por el otro dicho Partido antes de ser expulsado del poder en octubre de 1990 favoreció dicho nacionalismo. Tomó medidas contra las minorías nacionales como vetarles el acceso a la enseñanza universitaria, limitó la emigración y creó unidades militares exclusivamente formada por georgianos.
Para terminar la XIX Conferencia del PCUS realizada en 1988 desoyó el masivo llamamiento del pueblo abjaso en torno a sus líderes comunistas para recuperar su condición de república soviética federal de pleno derecho como lo fue de 1921 a 1931 como garantía de seguridad frente a la subida de un nacionalismo agresivo georgiano cada vez mas peligroso.
En noviembre de 1990 64 diputados supuestamente "comunistas", en realidad gorbachovianos a las órdenes de Shevarnadze, votaron para la presidencia del parlamento al criminal antisoviético fanático Zviad Gamsajurdia, hijo de un menchevique separatista, que cuando llegó al poder, hundió al poder en la guerra civil, el caos y un nacionalismo abiertamente fascista que atacó a Abjasia y Osetia del Sur.

La actual tragedia georgiana es otra herencia mas de la traición de un puñado de criminales en la dirección máxima del PCUS a partir de 1985.

Etiquetas:

1 Comments:

Blogger camponotus said...

Estos canallas utilizaron su situación de poder en la URSS para convertirse en propietarios capitalistas y, de paso, intentar destruir el Estado Socialista, cumpliendo los objetivos que se habían marcado, en colaboración con la OTAN como brazo armado del imperialismo mundial. Fueron un virus maligno que proliferó en el caldo de cultivo de la degeneración del PCUS por la falta de empuje y la imprevisión política y organizativa del inmenso proletariado soviético. Pero éste aun no ha entrado en acción y cuando lo haga, la Bandera Roja que arriaron los traidores, será izada de nuevo donde le corresponde.
Nadie mejor que los amos del mundo saben de éste peligro y se preparan para ello. Por eso avanzan sus peones en torno a Rusia en forma de bases, instalación de tiranuelos y creación de conflictos entre los pueblos. En ello son profesionales: siglos de opresión, imperialismo, golpes de Estado, guerras.. su oficio de crear desorden, muerte y destrucción, favorecido por la globalización de la economía de explotación burguesa, pronto chocará con la muralla revolucionaria de los trabajadores soviéticos. Y ésta vez la llama de la Revolución no se detendrá ante los límites de ningún pacto de Yalta, sino que saltará los océanos para unirse a ésta heróica América Latina que ya avanza en muchos frentes, así como al oprimido mundo árabe e islámico, ansioso de sacudirse el oprobio de siglos de yugo imperialista, que hoy en heroica y desigual lucha no se acobarda ante las huestes sionista-imperialista, por poderosas que parezcan.
El imperialismo es un tigre de papel. Para derrotarlo solo falta la unión de los proletarios del mundo.

Adelante hasta la victoria, que la lucha de clases es el motor de la historia, la Bandera Roja, nuestra divisa y EL COMUNISMO, nuestro objetivo.

8:59 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home